Alertan por modelo educativo arcaico

374
  • De acuerdo con investigaciones modernas sobre aprendizaje escolar, cerca de 90 por ciento de lo que aprendemos en la escuela lo olvidamos.
EUGENIO TORRES / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. – No todo el mundo tiene que aprender Cálculo o Álgebra. La realidad es que mucha gente nunca va a utilizarlos en su vida, advierte Moisés Salinas Fleitman, doctor en Psicología de la Educación.

En el libro Tu Hijo en el Centro: Una nueva Visión Educativa para la Era Digital -escrito por Moisés y Jaime Salinas Fleitman- se señala que, de acuerdo con investigaciones modernas sobre aprendizaje escolar, cerca de 90 por ciento de lo que aprendemos en la escuela lo olvidamos.

Hay ladrillos que necesitamos para construir el conocimiento como Lenguaje y Matemáticas, los cuales todo el mundo tiene que aprender a cierto nivel, pero más allá de eso la educación debe ser diferenciada y tomar en cuenta las necesidades e intereses de cada alumno, advierte Moisés Salinas Fleitman.



“El hecho de darles materias que no les van a ser relevantes es nada más tenerlos sentados todo el ciclo escolar aprendiendo algo que lo van a aprender nada más para pasar el examen y tener una calificación, pero que después no les es relevante”, señala.

Se puede obligar a los alumnos a estudiar, pero nunca a aprender, agrega, por ello se necesita cambiar el modelo para que se adapte a las necesidades del siglo 21.

El doctor Salinas Fleitman -Rector de la Universidad ORT México, institución de asistencia privada sin fines de lucro que se dedica a programas educativos con objetivos de desarrollo social- señala que en México estamos muy atrasados, no sólo en el aprendizaje básico, que se refleja en la prueba PISA, donde el País está en los últimos lugares de la OCDE, sino también en habilidades fundamentales para competir en el mundo.

“Seguimos utilizando modelos de la época de (José) Vasconcelos, cuando hay países que han logrado avances importantes, no sólo en el aprendizaje del conocimiento, sino en el desarrollo de competencias como innovación, creatividad, pensamiento crítico, trabajo en equipo”, explica.

Para esta segunda edición de Tu Hijo en el Centro, los hermanos Salinas Fleitman hicieron una revisión a fondo de la situación educativa del País, a raíz de la pandemia.

“Nos dimos cuenta que el sistema educativo no estaba preparado para lidiar con una circunstancia como la del Covid-19, ni los profesores ni lo alumnos estaban utilizando las pedagogías educativas ni las tecnologías que en muchos otros países se están dando.

“Dado este rezago que estamos teniendo en todos estos modelos, a lo que nos va a llevar es a acrecentar más esa brecha enorme que existe en el aprendizaje entre aquellos que tienen más acceso a estas estructuras y aquellos que no. Vamos a ver un problema muy serio”, advierte.

De ahí la intención del libro de hablar de por qué es muy importante, y más en estos momentos, cambiar los modelos educativos que tenemos en México.

“Tenemos países que están más desarrollados en temas de pedagogías como Finlandia, porque ellos han invertido mucho en educación.

“Estamos mal en el País en pruebas de conocimientos, pero estamos todavía peor cuando hablamos de competencias más profundas como innovación y pensamiento crítico.

“Seguimos utilizando modelos que son muy autocráticos, poniendo al maestro en el centro del proceso y al niño como un participante pasivo que espera recibir del maestro, en lugar de ser un participante activo de su propio aprendizaje. Es como si los niños fueran una cubeta de agua y los maestros vertieran todo el conocimiento en ellos”, explica Salinas Fleitman.

Pero hay otros caminos y apunta: “Lo que tenemos que enseñar es cómo el cerebro de los niños aprende y no lo que hemos estado haciendo por los últimos 150 años en el mundo: tú tienes que aprender cómo nosotros queremos enseñarte. Debemos cambiarlo para que realmente se adapte a lo que son las necesidades del siglo 21”.

Uno de los cambios urgentes en la educación del País, señala el especialista, es el de la formación de los docentes.

“La mayoría están formados en las Escuelas Normales con los mismos programas, con unos cambios menores, que en los sistemas de las Escuelas Normales de hace 50 años”, indica.

Otro modificación importante, añade, es la aplicación de nuevas pedagogías.

“Necesitamos centrarnos más en cómo aprende el alumno y mucho menos en los temas que tienen que ver con los contenidos, porque los contenidos los pueden encontrar ahora de manera mucho más fácil.

“La realidad es que hoy en día cualquier niño tiene muchos más contenidos disponibles en la punta de sus dedos que lo que cualquier maestro les puede dar”.

Ante esta realidad, el rol del docente, advierte, tiene que cambiar para ser un facilitador y no un experto que llega al aula a transmitir conocimientos.

“Tenemos que enseñarles a los maestros cómo dar clases de acuerdo a como el cerebro del niño aprende y con las tecnologías más de punta”, insiste.

Dejará pandemia secuelas en educación

La pandemia es un gran tragedia desde el punto de vista educativo, alerta Moisés Salinas Fleitman.

“Sabemos que va a haber un rezago muy significativo. Ya las primeras investigaciones que están saliendo nos indican que va a haber una pérdida en general y significativa, pero va a ser mucho más profunda en poblaciones vulnerables, grupos que están en zonas más marginadas, grupos que tienen menos acceso, ellos van a ser todavía más afectados con este rezago educativo. Esta es una gran oportunidad para que reflexionemos y analicemos lo que se debe cambiar”, propone el especialista.

Salinas Fleitman señala que hay proyectos exitosos que se han desarrollado en países en desarrollo, como la India, que han llevado a grupos vulnerables equipos y programas con acceso a internet y con inversiones muy bajas, en las que participan el Gobierno, la sociedad civil y empresas.

Para aplicarlas en México, más que grandes recursos económicos, se requiere voluntad política del Gobierno, destaca. “En los últimos 50 años, los países que han dado el brinco de países en vías de desarrollo a países más desarrollados son los que privilegiaron la educación a largo plazo, decidieron invertir en educación, sabiendo que no verían resultados a los 2, a los 5, a los 6 años, que habría resultados a los 20 años”, detalla.

Te puede interesar: Alerta violencia digital contra mujeres