Va FGR por ligado a transa en la Marina

395
  • La FGR busca reaprehender a Marco Antonio Martínez Tirado, contratista de equipos de espionaje de la Marina, por una presunta defraudación fiscal.
ABEL BARAJAS / CIUDAD DE MÉXICO

CIUDAD DE MÉXICO. – La Fiscalía General de la República (FGR) busca reaprehender a Marco Antonio Martínez Tirado, contratista de equipos de espionaje de la Secretaría de Marina, para que cumpla su condena de tres años de prisión por una presunta defraudación fiscal de más de 80 millones de pesos.

El Cuarto Tribunal Colegiado Penal en la Ciudad de México negó en última instancia el amparo contra la orden de reaprehensión librada contra el empresario, quien estuvo implicado en un caso de supuestos actos de corrupción en contratos con la Armada de México.

El 9 de abril de 2019, el Segundo Tribunal Unitario de Circuito del Centro Auxiliar de la Quinta Región, con sede en Sinaloa, condenó a Martínez Tirado a tres años de prisión por un presunto fraude al fisco de 80 millones 242 mil 724 pesos.

Según la Secretaría de Hacienda, la defraudación ocurrió de 2010 a 2014, cuando el sentenciado tuvo depósitos bancarios por 402 millones 173 mil 924 pesos, pero sólo declaró al fisco 936 mil 181 pesos.

Las autoridades federales pusieron en la mira a Martínez Tirado por su relación con el hermano del Contralmirante Francisco Gerardo Martínez Pastelín, quien fuera jefe de ayudantes de Francisco Saynez, Secretario de Marina con Felipe Calderón.

Jesús Marcial Martínez Pastelín recibió más de 222 millones de pesos entre 2010 y 2014 de Martínez Tirado y Humberto Cervantes Pacheco, ambos proveedores de telas militares, equipos de radiocomunicación y de entrenamiento para la Marina.

Martínez Tirado, en particular, le depositó 4 millones 653 mil 748 pesos a Jesús Marcial, quien adquirió un Ferrari que usaba su hermano.

Por este caso, la entonces PGR no fincó delitos relacionados con corrupción, sino fiscales, con base en querellas de Hacienda.

El 29 de abril de 2016 se libró una orden de aprehensión contra Martínez Tirado, quien fue detenido unos días más tarde e internado en el Reclusorio Norte. Tiempo después de ser procesado, obtuvo la libertad provisional.

Cuando hace dos años el tribunal unitario confirmó la sentencia de tres años de prisión y el pago de la reparación del daño por más de 80 millones de pesos, el empresario tenía un problema más grave.

A pesar de que legalmente podía acceder a la sustitución de pena de prisión por una multa o jornadas de trabajo en favor de la comunidad, el tribunal decidió negarle este sustitutivo, así como el beneficio de la condena condicional.

Por ello, le dio un plazo de cinco días para internarse voluntariamente al Reclusorio Norte o, de lo contrario, ordenaría su aprehensión.

El empresario promovió un amparo en el que obtuvo inicialmente la suspensión; sin embargo, el pasado 29 de octubre la juez federal Sandra Leticia Robledo Magaña le negó la protección de la justicia.

Martínez Tirado presentó un recurso de revisión que el pasado 8 de abril fue resuelto por el Cuarto Tribunal Colegiado Penal, confirmando la negativa del amparo.

“El juez responsable está facultado y actuó conforme a derecho al dictar el proveído que se reclama; inclusive en ordenar la reaprehensión del quejoso, en caso de no internarse voluntariamente, pues es a él a quien corresponde en todo caso, revocar la libertad y ordenar la reaprehensión del sentenciado”, dijo el colegiado.Fraude al fisco Marco Antonio Martínez Tirado, contratista de equipos de espionaje de la Secretaría de Marina, es buscado por un fraude millonario de 2010 a 2014.

$80.2 millones es el monto reclamado. $402 millones tuvo en depósitos bancarios. $936,181 solamente fueron declarados.

Te puede interesar: Procesan a ex jefe del SAT