Ignoran bancos reestructuras

355
bancos
  • De los 20 bancos con una cartera mayor a 20 mil mdp que instrumentaron el programa de diferimiento de pagos, ninguno se acogió al programa de la CNBV.
CHARLENE DOMÍNGUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- De los 20 bancos con una cartera mayor a 20 mil millones de pesos que instrumentaron el programa de diferimiento de pagos, ninguno se acogió al programa de reestructuras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), de acuerdo con un análisis de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

El año pasado, la CNBV realizó ajustes contables especiales para que los bancos pudieran apoyar a los clientes que se vieron afectados por la pandemia con programas que permitieron diferir los pagos y reestructurar las deudas.

En la revelación de las notas en los estados financieros dictaminados, los bancos mencionan sólo las facilidades iniciales, que fueron los diferimientos, pero no las segundas que fueron las reestructuras, indicó Fundef en el análisis.

Los bancos que no dieron reestructuras de la CNBV fueron BBVA, Citibanamex, Compartamos, Monex, Invex, Afirme, Scotiabank, Banorte, Ve por Más, Mifel, GM Financial, Cetelem y NR Finance.

“La no revelación implica que no ofrecieron los programas de reestructura con los beneficios mínimos que definió la autoridad”, señaló la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Los bancos que en las notas de sus estados financieros dictaminados señalaron de manera explícita que decidieron no aplicar las facilidades de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores fueron HSBC, Multiva, Banregio, BanCoppel, Bajío, Santander y Sabadell.

“En los programas de la segunda etapa ninguna institución siguió a la autoridad”, recalcó Fundef.

Por otro lado, Banco Azteca e Inbursa no ofrecieron a sus clientes los programas de apoyo por Covid-19 de la CNBV.

Banco Azteca no participó en los programas de apoyo de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, aunque sí ofreció programas específicos a sus “clientes excepcionales” que eran el 61 por ciento de la cartera de préstamos personales.

Azteca permitió diferir pagos de principal e intereses entre 4 y 8 semanas, pero al cierre del cuarto trimestre de 2020, los clientes que aprovecharon los beneficios de su programa representaron menos del uno por ciento de la cartera de créditos personales.

Inbursa instrumentó programas de reestructura para sus clientes, pero sin participar en los programas de apoyo de la CNBV, con lo que sus reestructuras estuvieron abiertas entre marzo y diciembre de 2020 para tarjeta de crédito, auto, préstamos personales y pymes.

Destaca la Fundación de Estudios Financieros que la reestructura de Inbursa era solicitada por el cliente siempre y cuando el crédito estuviera vigente y la institución evaluaba si procedía.

Te puede interesar: Se abre camino el pimiento mexicano