¿Tóxicas? Crea un jardín seguro

373
tóxicas
  • En caso de que tengas mascotas debes saber que existen especies que, en caso de ingesta, son tóxicas y pueden provocar daños.
ANGÉLICA OCHOA / AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JL.- Si ya te decidiste a plantar más especies en tu jardín o comenzar a crear uno, piensa en todos los miembros de la familia.

En caso de que tengas mascotas debes saber que existen especies que, en caso de ingesta, son tóxicas y pueden provocar daños en la salud de tu mascota.

Los perros y gatos tienen la costumbre de depender de elementos naturales, como hierba y plantas, para aliviar algunas molestias, por ello los ingieren.

Pero existe el riesgo de que la planta les genere una alergia o los intoxique.

Incluso estas mismas especies son peligrosas para los seres humanos, por lo que también se deben evitar si se tienen niños en casa.

Conoce cuáles plantas debes evitar y crear un ambiente seguro para tus animales.

CUNA DE MOISÉS

Todas las partes de esta planta son tóxicas y causan irritación en las membranas mucosas.

Al ingerirla genera irritación oral, picazón severa e irritación en ojos.

En casos más severos se tiene dificultad para respirar y tragar, e incluso impactar en la función renal o neurológica.

HORTENSIA

Las hojas y sus retoños son las partes venenosas de esta especie.

De acuerdo con especialistas, es menos común la intoxicación por ingerir Hortensia, pero sí es posible.

En caso de tragar sus hojas se producen problemas gastrointestinales, dolor abdominal, convulsiones, letargo, vómitos y en casos más graves puede caer la mascota en coma.

CALADIUM Y DIEFFENBACHIA

Al igual que la Cuna de Moisés, todas las partes de estas dos especies son tóxicas y se producen los mismos síntomas de intoxicación en caso de su ingesta.

MONSTERA DELICIOSA

Con esta planta hay que tener precaución, pues muchos desconocen su toxicidad y son muy populares para decorar espacios, tanto interiores como exteriores.

Esta especie tropical tiene sus flores agrupadas en espádices o espigas y están protegidas por una hoja llamada espata.
Al ingerirla se produce picor intenso e hinchazón en la cara, vómitos, parálisis de la lengua, además de dificultad para respirar y tragar.

Te puede interesar: La ciencia del socavón