Peligran migrantes por leyes antiaborto

264
Peligran migrantes por leyes antiaborto
  • El estudio publicado por la ONUDD apunta a que las mujeres migrantes están más expuestas a la violencia sexual, lo que provoca gestaciones no deseadas y abortos.
STAFF / AGENCIA REFORMA

VIENA, AUS.- Mujeres y niñas migrantes pueden sufrir violaciones y abusos sexuales al huir de sus países, y las leyes contra el aborto en América Central agravan su vulnerabilidad y favorecen la impunidad de los responsables, según un estudio con perspectiva de género de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El documento ofrece una visión sobre lo que padecen los indocumentados en las rutas del Norte de África y de Centroamérica, regiones con legislaciones que criminalizan la interrupción del embarazo.

El estudio publicado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) apunta que los migrantes hombres son sometidos principalmente a trabajos forzados y violencia física, mientras que las mujeres están más expuestas a la violencia sexual, lo que provoca gestaciones no deseadas y abortos.

Datos de la organización no gubernamental “Médicos del Mundo” mostraron que el 17.6 por ciento de las mujeres indocumentadas entrevistadas informaron haber tenido interrupciones inseguras del embarazo durante sus trayectos.

Y aunque todos los géneros pueden sufrir un trato inhumano y degradante, según el reporte de ONUDD, las mujeres, los menores y las personas LGBT+ son más vulnerables a los abusos.

Pese a la gravedad de estos delitos y lo extendido que está el uso de la violencia en las rutas migratorias, acusa el estudio, estos quedan casi siempre impunes e incluso funcionarios de países de tránsito participan en ellos.

Además, ciertas leyes —tanto en el Norte de África como en Centroamérica— exponen precisamente a los grupos especialmente vulnerables, como personas LGBT+ y mujeres.

“La legislación que criminaliza el aborto y las relaciones entre personas del mismo sexo pone en la diana a mujeres y a la comunidad LGBT+”, indica el estudio.

Y se recuerda que en El Salvador y Honduras el aborto es un delito en todas las circunstancias y en Guatemala sólo es legal cuando la vida de la madre corre peligro.

“Estas leyes presentan una discriminación de género inherente y obstaculizan el acceso a la justicia y la reparación (del daño) de las víctimas migrantes de violencia sexual”, apunta el reporte de ONUDD.

Te puede interesar: Prevén devastador deterioro ambiental