NIDO DE VÍBORAS

536
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKAN

APENAS CONCLUYÓ el proceso electoral de 2021 para elegir presidentes municipales en Quintana Roo y tanto en Morena como en los partidos opositores ya hay muchos acelerados, mujeres y hombres, que se sienten con el power como para pelear por la candidatura a la gubernatura en junio de 2022, comicios que anticipadamente vaticinan el triunfo para la candidata o el candidato que elija el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

PARA ESTA CONTIENDA que se avecina está más que claro que ni el PAN ni el PRI ni el PRD ni toda la chiquillada, juntos o por separado, cuentan con algún candidato o candidata que le vaya a representar peligro a quien resulte ganador del proceso interno de selección del partido Morena, que en la reciente elección conquistó ocho de las once alcaldías y se llevó carro completo en las diputaciones federales aun postulando a cuestionados personajes políticos como los borgistas Laura Fernández Piña y Juan Carrillo Soberanis cobijados ahora por el Partido Verde.

AUN EN EL SUPUESTO de que todos los partidos opositores se unieran y se pusieran de acuerdo para ir juntos en contra del ungido por Morena, a estas alturas se ve más que imposible que puedan construir un personaje ganador durante los seis meses que restan para el arranque del proceso electoral, y si bien ya empiezan a sonar algunos nombres como el de la senadora panista Mayuli Martínez Simón o el recién derrotado candidato perredista a la presidencia municipal de Benito Juárez, Jesús Pool Moo, no les alcanzaría para hacerle mella al morenismo en la entidad. 

BAJO ESTAS CIRCUNSTANCIAS la verdadera contienda se dará al interior de Morena, partido de moda al que le sobran aspirantes que se sienten con todos los méritos como para sentarse en la silla principal del Palacio de Gobierno de Chetumal durante el próximo sexenio, y los más sonados son la alcaldesa electa María Elena Hermelinda Lezama, la senadora Marybel Villegas Canché, el senador José Luis Pech Várguez y el diputado federal Luis Alegre Salazar. 

EN UN PRIMER FILTRO habrá que esperar si Morena decide que por cuestión de género a Quintana Roo le corresponde a los hombres o a las mujeres, y ya con eso de entrada quedarían la mitad eliminados; si por ejemplo se diera la candidatura para el sexo masculino, la confrontación estaría entre Pech Várguez y Alegre Salazar, el primero de ellos ya compitió dos ocasiones por la gubernatura y no le alcanzó para ganarle al priísta Roberto Borge Angulo en 2005 como tampoco pudo contra Carlos Joaquín González en 2018, por lo que en una tercera ocasión se ve más que difícil que en realidad se la vayan a dar.

EL OTRO ASPIRANTE se ve con menos posibilidades de obtener la candidatura debido a su corta trayectoria política que empezó precisamente en 2018, cuando le fue regalada la curul que hoy ostenta por la vía plurinominal, es decir que no logró a través de las la urnas, por lo que no existen cifras que puedan medir su aceptación entre los electores quintanarroenses. El único mérito que el mismo diputado federal presume es la cercana relación de amistad que lleva su padre el empresario radiofónico Gastón Alegre con el presidente López Obrador, pero ni eso le alcanzaríapara considerarlo un candidato a la gubernatura de peligro.

PERO SI LA DECISIÓN de la dirigencia nacional de Morena fuera que la candidatura será para las mujeres, entonces resurgirá la disputa entre la alcaldesa ‘Mara’ Lezama y la senadora Villegas Canché quienes se enfrentaron en la pasada elección interna como aspirantes al ayuntamiento de Benito Juárez. Los resultados son de todos conocidos, ganó la primera sobre la segunda por lo que muchos no tienen duda de que la alcaldesa reelecta será la candidata para 2022 y todo dependerá de que no cometa errores de aquí hasta que su designación se consume.  

@Nido_DeViboras