Edén en Arizona

201
Arizona
  • Con parques nacionales y su reconocida gastronomía, Arizona, localizada en el Desierto de Sonora, invita a gozar de sus sabores y secretos.
JUAN CARLOS MOLINA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Localizada entre imponentes cadenas montañosas del Desierto de Sonora, la ciudad de Tucson, Arizona, invita a dar un delicioso y renovador paseo por sus maravillas naturales.

Ya sea que la visites pronto o esperes a otra temporada del año, seguro encontrarás majestuosos panoramas y excelente comida durante tu estancia.

Un buen punto para iniciar con una visita es Mission Garden.

Se trata de un amplio huerto dividido en cuatro zonas que, mediante sus árboles de frutas y plantíos de especies locales, recrea aproximadamente 4 mil años de historia cultural y agricultora en el área.

Para continuar con una experiencia al aire libre, el Parque Nacional Saguaro y el Parque Estatal Catalina son populares para ver atardeceres y realizar senderismo.

El sello de estas zonas son los saguaros, especies cactáceas que pueden llegar a alzarse por más de 15 metros.

Más vale llevar binoculares para avistar aves como halcones, golondrinas y colibríes que se desplazan por los aires en espacios como Arizona-Sonora Desert Museum.

Para los aventureros está la opción de ascender por Mt. Lemmon, ubicado aproximadamente a una hora del centro. Se trata de una montaña de más de 2 kilómetros de altura con senderos y opciones para acampar.

Pero más allá de sus grandes paisajes, espacios verdes y variedad de flora, Tucson también destaca por ser la primera urbe estadounidense a la que la UNESCO designó como Ciudad de Gastronomía, en 2015.

Uno de los sitios favoritos es BOCA Tacos y Tequila, donde la chef María Mazón (quien creció en Navojoa, Sonora, y participó recientemente en Top Chef: Portland), encanta con platos de origen mexicano y con su amplísima colección de salsas, todas creadas en casa.

En el resort Hacienda del Sol, los dos restaurantes ofrecen una variedad de platos internacionales, así como una selección de más de 800 vinos.

Y en Barrio Bread, el dueño Don Guerra trabaja con agricultores mexicanos y estadounidenses para ofrecer panes que siempre se agotan desde temprano.

La sabrosa ruta no termina ahí. También habrá que hacer parada en alguno de los locales de whisky y café de este destino, el cual promete dejar a todos con hambre de regresar.

Te puede interesar: 5 ideas para unas vacaciones ecofriendly