Operan con éxito al Papa Francisco en Roma

358
Internan al Papa para someterse a cirugía del intestino grueso
  • El Vaticano señaló que el Papa, de 84 años, había sido diagnosticado con “estenosis diverticular sintomática del colon”, una referencia a un estrechamiento en el intestino grueso.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco “reaccionó bien” a la cirugía intestinal a la que se sometió el domingo por la noche en un hospital de Roma, informó El Vaticano, sin dar muchos detalles sobre la condición del pontífice.

En un comunicado, un portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni, dijo que Francisco, de 84 años, recibió anestesia general durante la cirugía debido a un estrechamiento del intestino grueso.

La declaración escrita, que llegó poco antes de la medianoche, se destacó por su escasez de detalles médicos.

Bruni no dijo cuánto duró la cirugía ni cuánto tiempo el Papa estuvo inconsciente bajo anestesia.

Tampoco quedó claro de inmediato cuánto tiempo Francisco permanecería en el Policlínico Agostino Gemelli de Roma, un hospital católico, aunque se esperaba que convaleciera durante unos días en un apartamento privado en el décimo piso reservado para los Papas.

“El Santo Padre, ingresado por la tarde en el Policlínico A. Gemelli, se sometió a una cirugía programada por la noche para una estenosis diverticular de la porción sigmoidea del colon”, señaló Bruni en la breve declaración escrita. “El Santo Padre reaccionó bien a la cirugía realizada bajo anestesia general”, añadió el portavoz, y dijo que había un equipo quirúrgico de cuatro personas, más un equipo de anestesiólogos de otras cuatro personas.

Una estenosis es una constricción o un estrechamiento anormal. La porción sigmoidea del intestino grueso se extiende desde el final del colon descendente hasta el recto. Los gastroenterólogos dicen que el segmento sigmoide es una ubicación común para una estenosis diverticular.

El cirujano principal fue el doctor Sergio Alfieri, director del departamento de cirugía digestiva de Gemelli.

Entre los presentes en la sala de operaciones se encontraba el médico papal oficial, a quien Francisco llamó a principios de este año. El médico anterior del Papa había contraído Covid-19 y murió en Gemelli mientras estaba hospitalizado por un tratamiento contra el cáncer.

Fue un final extraordinario para un día que comenzó públicamente para Francisco cuando, durante su tradicional aparición dominical ante los fieles en la Plaza de San Pedro, anunció alegremente que iría a Hungría y Eslovaquia en septiembre. El Papa no mencionó su inminente cirugía, pero se dirigió al hospital poco después de su aparición en la ventana. Al final de sus comentarios públicos desde el Palacio Apostólico, Francisco le dijo a la multitud: “Y por favor, no se olviden de orar por mí”. Luego agregó, sonando casual, casi con nostalgia: “Gracias, ciao”.

Te puede interesar: Thunberg y Sanders lamentan incendio en ducto