NIDO DE VÍBORAS

454
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKAN

AUNQUE MÁS DE UN ASPIRANTE a la candidatura de Morena para gobernador de Quintana Roo están tan seguros de tenerla en el bolsillo y ya hasta se ven despachando en el Palacio de Gobierno de Chetumal, habrá que recordarles que del plato a la boca se cae la sopa, sobre todo porque la definición dependerá a su vez de la lucha que libran los grupos internos a nivel nacional por la sucesión presidencial de 2024, cuyas principales cabezas son más que visibles y ya se hicieron escuchar.

PARA NADIE ES SECRETO que los favoritos del presidente Andrés Manuel López Obrador para sucederlo son su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, como ‘Plan A’, y la jefa del gobierno capitalino Claudia Sheinbaum, como ‘Plan B’, mientras que el líder del senado Ricardo Monreal no se ha querido quedar atrás y ante lo que considera una exclusión por adelantado, alzó la voz para pedir “piso parejo” en la competencia y declarar abiertamente: “soy un aspirante normal a suceder al presidente, no un ambicioso vulgar”.

DE LOS RESULTADOS que vaya adquiriendo esta disputa conforme se acerca el proceso electoral de junio de 2022 y de las posiciones que logren pactar los diferentes grupos, dependerá quiénes serán los candidatos del partido del presidente López Obrador a los estados de Quintana Roo, Tamaulipas, Oaxaca, Hidalgo, Durango y Aguascalientes, aunque adelantadamente la dirigencia nacional de Morena ya se anota el triunfo en los primeros cuatro. 

PARA LA CONTIENDA INTERNA en el estado de Quintana Roo, hasta ahora ya se han anotado en participar cuatro aspirantes, dos hombres (el senador José Luis Pech y el diputado Luis Alegre) y dos mujeres (la senadora Marybel Villegas y la alcaldesa Mara Lezama), sin embargo hay quienes creen que el caballo negro será el operador político Rafael Marín, a quien nadie se le opondría y evitaría la ruptura de Morena, pero en pláticas de café reiteradamente ha manifestado no tener interés, además de que su amigo el presidente no le ha pedido que él sea.

A NIVEL CENTRAL ni el senador Pech ni el diputado Alegre pertenecen a algún grupo que los respalde, por lo que cada uno le apuesta a su propio capital, el primero de ellos como fundador de Morena en el estado y el segundo a la gran relación de amistad que mantiene su padre Gastón Alegre con el presidente Andrés Manuel. Habría que recordar que Pech ya fue dos veces candidato de Morena a la gubernatura (en 2011 y en 2016) y las dos veces fue derrotado abrumadoramente por lo que se ve imposible que pueda ganar, ahora sí, en una tercera ocasión.

POR SU PARTE, Luis Alegre llegó a ser diputado federal en 2018 porque fue postulado por la vía plurinominal, no hizo campaña y por lo mismo no se puede medir su punch electoral, aun cuando contará con la bendición del presidente, muy probablemente no le alcanzaría para conquistar los 350 mil votos que como mínimo se necesitarían para ganar la gubernatura el próximo año.

BAJO ESTE PANORAMA la contienda parece irse cerrando entre las dos mujeres; a Marybel Villegas la está impulsando su líder en el senado Ricardo Monreal, quien también la apoyó para que fuera candidata de Morena a la presidencia municipal de Benito Juárez y fue derrotada por Mara Lezama cuyo padrino es el consejero jurídico de la presidencia, Julio Scherer, más ligado a Marcelo Ebrard, por lo pronto habrá que esperar a ver de qué correa salen más cueros.

@Nido_DeViboras