¿Cómo ayudar a niños a vivir el duelo?

397
niños
  • Durante la pandemia de Covid-19, los niños no sólo han perdido familiares, sino también actividades y vínculos forjados en diversos espacios, como la escuela.
YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. – Durante la pandemia de Covid-19, los niños no sólo han perdido familiares, sino también actividades y vínculos forjados en diversos espacios, como la escuela, y en muchos casos padecen la privación del empleo de sus padres, entre otras carencias.

Éstas producen emociones que no siempre pueden procesar sin ayuda, como la que ofrece la plataforma digital “En duelo”, que ha surgido para acompañarles en este periodo (https://enduelo.org).

“En los primeros meses de la pandemia y del encierro nos dimos cuenta que se estaban viviendo circunstancias muy difíciles para las familias que estaban perdiendo personas por el Covid y por otros motivos”, expone Rosa Poiré Castañeda, directora de Calidad y Asuntos Internacionales de Save the Children México.

“En un primer momento supimos que no podían acompañar a sus familiares y amigos en el hospital y tampoco podían acompañarlos en el proceso de duelo, ni en la parte de los rituales tradicionales que tenemos para el entierro, la cremación o el velorio.

“Veíamos que era muy importante proporcionar a la gente elementos que les permitieran hacer este acompañamiento de maneras alternativas para despedirse de las personas que estaban falleciendo”.

Esta Organización No Gubernamental, con el apoyo de Seguros Monterrey, desarrolló la plataforma digital que permite trabajar el duelo a través de asesoría telefónica o mediante la consulta de materiales descargables, entre ellos libros e infografías, videos y audios, así como un chatbot con el avatar de una tanatóloga. Además ofrece recomendaciones de literatura infantil sobre el tema.

“Conforme avanzó el proceso nos dimos cuenta de que no era sólo el duelo por la pérdida de las personas queridas. Se vivieron y se están viviendo muchos duelos en este proceso de encierro por la pandemia: niños y niñas han tenido que enfrentar la pérdida de sus escuelas, la pérdida de su relación con otros niños y niñas, el espacio de intercambio con las y los docentes.

“En muchos casos experimentaron también, al interior de las familias, la pérdida del empleo de sus papás o sus mamás, o la pérdida de poder adquisitivo cuando hubo que aceptar reducciones del salario y demás, y todo eso tuvo un impacto en su vida”, detalla Poiré Castañeda.

La merma de capacidad económica, añade, ha repercutido en un incremento de la violencia hacia las mujeres e intrafamiliar que propicia estrés y ansiedad en la niñez afectada.Despedidas simbólicasLa plataforma se ha enriquecido con materiales para que los profesores manejen el duelo en las escuelas o webinars sobre otras pérdidas para los niños, como las relacionadas con el divorcio de los padres, y testimonios de niñas y niños que perdieron a padres y abuelos u orientaciones para generar rituales alternativos de duelo.

“En casos de defunción puede hacerse una reunión familiar en la que se preparen algunos de los platillos que le gustaban a la persona que falleció o platicar anécdotas de ella.

“Algunos niños propusieron, por ejemplo, hacer cajitas del recuerdo para guardar cosas que pertenecían al abuelo, como sus lentes o un libro, o poner un espacio, un rinconcito del recuerdo, donde puedes ir, sentarte y recordar a la persona fallecida; hay muchas propuestas para estos rituales alternativos que pueden ser de mucha ayuda”.

Sin un proceso de duelo, se pospondrá la aceptación de la muerte o la pérdida, lo cual afectará a los niños, advierte Poiré Castañeda.

“Son implicaciones muy similares a las que se tienen cuando vivimos circunstancias de violencia y no tenemos la oportunidad de procesarlas, de abrirlas, reconocerlas y gestionarlas.

“Pueden ser implicaciones en términos de sus hábitos de sueño, por ejemplo no poder dormir o dormir demasiado, o de sus hábitos alimenticios, al presentar ansia por comer o pérdida de apetito, o implicaciones a nivel del aprovechamiento escolar o las relaciones personales, que pueden volverse muy agresivas, porque no estamos dando esa oportunidad de que las emociones se gestionen”.

Pintar o escribir pueden ser otras actividades a las que pueden recurrir tanto niños como adultos en duelo, aconseja, también escuchar la música que le gustaba a la persona que ha fallecido y permitirse experimentar la tristeza, la rabia o la felicidad al evocarla y pedir ayuda si se requiere.

La línea telefónica duelo (800 600 65 65) ofrece servicio gratuito de 10:00 a 14:00 horas. Usualmente son los adultos quienes comunican a los niños para que reciban apoyo en este proceso, que puede requerir seguimiento en tres o cuatro sesiones, explica Poiré Castañeda.

Te puede interesar: ¿Prohibir o regular?, dilema sobre vapeo