Niegan dar ‘carpetazo’ a ecocidio en Holbox

587
Niegan dar carpetazo a ecocidio en Holbox
  • El aumento de la basura en la isla Holbox ha crecido de tres a 30 toneladas diarias, de ahí que hizo colapsar el Centro de Transferencia que inició hace ya 21 años.
MARCO ANTONIO BARRERA  

LÁZARO CÁRDENAS, Q. ROO.- El Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo, no pudo frenar jurídicamente la clausura del Centro de Transferencia de Residuos Sólidos y una demandada investigación legislativa a cargo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), ante la sospecha de un ecocidio en Isla Holbox.

La Síndico Municipal, Rosario Leticia Dzib Mazum, pretendió impedir con un amparo que se hicieran pruebas periciales y análisis del subsuelo para constatar si fueron enterradas 70 mil toneladas de desperdicios que permanecían a cielo abierto (en un terreno de 40 mil metros) desde 2008.

El todavía presidente municipal Nivardo Mena Villanueva (quien trató de reelegirse al cargo, pero perdió ante Orlando Emir Bellos Tun, en junio pasado) presumió en redes sociales la limpieza del llamado Centro de Transferencia de Residuos Sólidos el pasado 14 de diciembre, pero sin aclarar el proceso que validó la supuesta remoción ni el destino que tuvieron los desechos.

Para 14 diputados locales que votaron a favor de un punto de acuerdo (de obvia y urgente resolución) que propuso Edgar Gasca Pliego (31 de marzo), el llamado a las dependencias federales es para que esclarezcan si el lugar se rellenó con arena extraída de terrenos aledaños y si hubo una presunta devastación de manglar catalogado en peligro de extinción.

De confirmarse las sospechas de los legisladores habría graves implicaciones ambientales por el daño mayúsculo generado a la sustentabilidad de la isla por parte de la actual administración municipal.

El sepultar la basura sin cumplir con las especificaciones que exige un relleno sanitario implicaría filtraciones (por escurrimiento) de los residuos en descomposición que tendrían como destino el subsuelo y el colindante Mar Caribe.

La estrategia municipal para frenar la investigación consistió en interponer un amparo (21 abril) que fue admitido por el Juzgado Quinto de Distrito con sede en Quintana Roo, bajo el número de expediente 27920660, cuyo titular Ciro Carrera Santiago negó ayer la suspensión definitiva.

La resolución judicial confirmó una negativa de suspensión provisional anterior (del 22 de abril), decretada en una audiencia incidental que se ha pospuesto en cinco ocasiones, desde el 6 de mayo pasado.

Las medidas cautelares que reclamó la síndica municipal buscaban frenar además del exhorto legislativo de intervención de las dependencias federales, la actual clausura del sitio. 

Para los diputados la investigación debe realizarse de una manera inmediata para esclarecer las supuestas acciones de remoción o confirmar el entierro de basura que se concluyó en diciembre pasado.

El documento presentado por los diputados resaltó lo apremiante de profundizar la investigación en el asunto a la mayor brevedad para evitar más daños, en caso de confirmarse la hipótesis. Dada la premura fue aprobado por 14 votos a favor y siete en contra en la Sesión Extraordinaria XIV, el 30 de marzo pasado.

“Dejar pasar el tiempo puede constituir un daño irreversible a la zona y sin la existencia de estudios científicos que den certeza a los trabajos realizados, las filtraciones al subsuelo pueden generar un caos ecológico que termine por destruir el equilibrio ecológico de la zona, y de paso, acabe con una de las zonas más importantes para el avistamiento de aves en peligro de extinción”.

El problema de recolección de basura que ahoga a Holbox representa para las autoridades municipales un gasto de 450 mil pesos mensuales, cuyo recurso acumulado alcanza seis millones de pesos, según el alcalde Mena Villanueva.

El aumento de la basura en la isla Holbox ha crecido de tres a 30 toneladas diarias, de ahí que hizo colapsar el Centro de Transferencia que inició operaciones en el 2000, hace ya 21 años.

Para convencer a la opinión pública de que la clausura del Centro de Transferencia de los Residuos Sólidos se realizó de forma adecuada, el presidente municipal ha recurrido al sentimentalismo al señalar que, “la isla de mis ensueños, la que nos vio nacer” ha sido rebasada por el turismo, pero ya “se quitó por completo el basurero público, con poco se hizo mucho”.

En la solución “definitiva” del alcalde contribuyeron el sector empresarial, la empresa Eco-v y los sindicatos de volqueteros “quienes día a día contribuyeron a sacar la basura”, pero de cuya certeza se desconoce, de ahí que sea fundada la sospecha de los legisladores quintanarroenses sobre el caos ecológico.

Te puede interesar: Apuran obra de carretera alterna Cancún-Playa del Carmen