Da juez estocada al ‘Grand Island’

879
Da juez estocada al Grand Island
  • Residentes del “Grand Island Cancún” perdieron la última batalla con la que intentaron resucitar al malogrado resort de tres mil habitaciones.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Residentes del “Grand Island Cancún” perdieron la última batalla con la que intentaron resucitar al malogrado resort de tres mil habitaciones que se alzaría sobre los lotes 56-A y 56A-2 del kilómetro 16.5 del Boulevard Kukulcán en la zona hotelera.

La última estocada del proyecto inmobiliario se dio por un juez federal que negó otra suspensión definitiva y sobreseyó el último de tres juicios de amparo interpuestos contra la clausura y la revocación de la Manifestación de Impacto Ambiental, así como de la licencia municipal de construcción, mismas que se pretendió mantener en vigencia a través de una disputa legal que se prolongó del mes de octubre de 2019 a junio pasado.

Todos los casos fueron desechados hasta que el más reciente se dio a los 100 días de que integrantes de la Asociación de Residentes BVG Grand Island intentaron hacer valer sus derechos sobre el título de concesión DGZF-383/15.

Los quejosos reclamaron el documento que les entregó la dirección general de Zona Federal Marítimo Terrestre y Ambientes Costeros para aprovechar (con uso general) cuatro mil 584.41 metros cuadrados de terreno colindante a la Laguna Nichupté, el 26 de noviembre de 2015.

Pero ni los argumentos ni las pruebas fueron suficientes para el Juzgado Séptimo de Distrito donde se resolvió el amparo 27883339, cuyo fallo no sólo negó la suspensión definitiva, sino que sobreseyó el caso.

Para el juez Darío Alejandro Villa Arnaiz los demandantes acreditaron la personalidad jurídica, pero “no aportaron prueba idónea para desvirtuar la afirmación de las autoridades señaladas como responsables”.

La Asociación de Residentes junto con la empresa BVG World, S.A. de C.V. y CI Banco, S.A.I.B.M. (fiduciario del fideicomiso CIB/3001 Murano 2000) pretendieron otras tres veces revertir la orden de clausura ejecutada con una cédula de notificación del delegado de la Semarnat en Quintana Roo, el cuatro de julio de 2019.

Igualmente trataron de revocar la licencia de construcción, de ampliación de obra, remodelación y obra exterior número 66817 que les había otorgado el Municipio de Benito Juárez y que tenía una vigencia de 2019 a 2021.

Antes, los residentes habían conseguido provisionalmente la protección de la justicia federal bajo la condición de que la orden de clausura, suspensión o acto de molestia no tuviera como origen el incumplimiento de alguna disposición relacionada con salubridad o cuestión ambiental, protección civil o que pudiera implicar riesgos a la vida o integridad física.

El apoderado legal de la empresa, Enrique Ruiz Cortés, fue el mismo representante legal que luego de 18 meses de pleito jurídico optó por desistirse del juicio de garantías 25932258 que había interpuesto el 31 de octubre de 2019.

El tercer juicio de amparo recayó en el Juzgado Tercero de Distrito (27988626) con el que también se trató de combatir el procedimiento de revocación de la autorización de impacto ambiental contenida en el oficio 04/SGA/1430/1903096 (19 junio de 2019), cuyo caso fue remitido para su resolución al Juzgado Séptimo (25957535) donde se sobreseyó el pasado 28 de junio.

Igual que en los anteriores amparos se solicitaron medidas cautelares, pero se negó la suspensión definitiva, el 28 de noviembre de 2019. Aquí fue donde se desistió la empresa hotelera (14 de abril pasado).

El lujoso hotel fue anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (16 octubre de 2019) con una inversión de mil millones de dólares que generaría 20 mil empleos.

El Resort Gran Turismo planteó dos etapas constructivas: La primera iniciaría operaciones en 2022, bajo las marcas “Dreams” (segmento familiar) y “Vivid” (público adulto), y la segunda bajo “Dreams Now” y Dreams Reflect” (familiar) y “Vivid” (adultos), en 2024.

El ‘All inclusive’ tendría un centro de convenciones de seis mil metros cuadrados, una ‘crystal lagoon’ para actividades acuáticas y ‘lagoon cinema’, un parque acuático, una villa de zona comercial, ‘world class spa’, centro deportivo, ‘beach club’ con acceso por Playa Delfines, albercas exteriores y en zonas de ‘roof top’, 13 restaurantes y 19 bares, acceso a campo de golf, alberca de surf, cancha de tenis y marina privada.

Te puede interesar: Niegan dar ‘carpetazo’ a ecocidio en Holbox