‘Contagia’ Covid-19 al cine nacional

467
cine
  • Directores mexicanos como Juan Carlos Rulfo encontraron en la pandemia una oportunidad para retratar historias; buscan llevarlas a salas.
MAURICIO ÁNGEL / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras ingresar, por Covid-19, al Hospital General de Zona N° 27, en Tlatelolco, un matrimonio desconocía el estado de su respectivo cónyuge; ambos fueron atendidos en áreas distintas.

Jorge, un enfermero, alivió esa angustia como una suerte de heraldo que mediante mensajes en video, por su celular, intercambiaba con la pareja.

Eso es parte de la historia que retrata Juan Carlos Rulfo en su documental Cartas a Distancia, ejemplo de las perspectivas que los cineastas mexicanos tomaron para contar visiones de la pandemia.

“Conforme fueron pasando los días, entendimos que una de las crisis mayores en la pandemia fue la incomunicación de la gente. Se hablaba de números de muertos y contagiados, pero no de las personas, y el documental busca fomentar la cercanía.

“Nos compartieron momentos muy cercanos de los pacientes, donde trataban de ser lo más amorosos y compartirle a su familia que estaban saliendo, que estaban bien o no, y entonces su video se convertía en una despedida”, recordó Rulfo, en entrevista.

Realizó su filme entre mayo y junio de 2020, apoyado por la reportera Melissa del Pozo, quien conocía los casos y permitió cercanía con los familiares, que dieron su autorización para compartir los videos que grababan y recibían.

“Son mensajes muy personales, íntimos, pero no amarillistas ni un abuso de confianza. Tratan de expresar la enorme fuerza que tiene la familia y la manera de acercarse cuando no existe una claridad de qué está pasando allá afuera.

“Se me hace muy bonito. Lo que más nos hace falta en el mundo es poder acercarnos a todos. Hay algo al final de la película que te devuelve la confianza, te habla de la gente y da fuerzas para seguir”, añadió.

El premiado realizador desea promover su filme en festivales de cine internacionales desde el último trimestre del año.

El Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) registró al menos cuatro trabajos cuya línea argumental es la pandemia, pero son tan diversos que no sólo ocurren en hospitales, sino que también se basan en vivencias de 50 mujeres de 10 países diferentes o en un semáforo del Estado de Morelos.

“Vivo en Yautepec. Cuando iba a entregar trabajos de la universidad a Cuernavaca vi casi 15 artistas en un semáforo y eso hacía llamativo su show. Después los contacté en Facebook y, al platicar con uno, vi que cada integrante tenía una historia particular”, contó el cineasta Milton Guisa, director de Marzo, que en agosto llegará a la plataforma FilminLatino.

En su largometraje quiso contar cómo era la vida en los semáforos del grupo circense Paya-mor, pero terminó por ir a casas de los integrantes para arrancar con ellos sus jornadas a las 4:00 horas, cuando empezaban a maquillarse.

“Miguel Ángel, ‘Payaso Termómetro’, es padre de familia; todos sus hijos participaron en la película porque todos son artistas. Otro de los payasos tuvo cáncer terminal. Hay en el grupo estudiantes de ingeniería y uno de los mejores malabaristas de México”, dijo Guisa.

El filme de Arantxa Romo Un Día a la Vez comenzó como videollamadas con sus amigas, pues, aunque una vivía en Alemania, se dio cuenta de que había puntos de encuentro.

La directora de El Refugio armó un cuestionario y lo aplicó en sus conversaciones, que se extendieron cuando una mujer la ponía en contacto con otras.

“Hubo alguna que se casó por videollamada en su departamento y tuvo invitados de todo el mundo, otra que se divorció por videollamada y la contacté por Twitter. Entrevisté a migrantes que estaban en un refugio en Guadalajara y se quedaron ahí atoradas por un momento.

“Entrevisté a una doctora en Colombia que se conectó 30 minutos después de lo que habíamos quedado, y cuando me respondió, se disculpó y me contó que había abierto sus resultados y acababa de aparecer positiva (al virus) y contagió a sus papás, de la tercera edad”, indicó Romo.

La directora encontró apertura porque la pandemia había aislado a sus entrevistadas y ansiaban compartir sus vivencias. Su cinta sigue en desarrollo, pues quiere volver a entrevistar a sus personajes centrales para mostrar el contraste un año después.

“Varias vivieron sus peores miedos, como una enfermera de la CDMX cuyo mayor temor era contagiarse de Covid-19 y meses después vi una publicación suya donde contaba que había dado positivo.

“Recuerdo a otra mujer, embarazada, que vive en Madrid y su familia en Guadalajara. Temía que sus familiares no estuvieran cuando naciera su hijo, y así fue”, detalló.

El cineasta Julián Hernández (La Diosa del Asfalto) comenzará a filmar en agosto el cortometraje La Huella de Unos Labios (título provisional), ambientado en la ola actual de contagios de Covid-19.

Narrará la experiencia entre un actor a punto de lograr su primer estelar y un estudiante foráneo que se conocen en una app de citas. La Huella… se volverá largometraje al unirse a otro corto, CHROMA 2020, ya filmado y que trata sobre un bailarín y un músico cuya relación está suspendida por la pandemia.

“En ambos cortos hay un interés por ver de qué manera nos relacionamos con los otros en un momento en que hasta besarse da miedo”, detalló Hernández.

Te puede interesar: Anuncian estreno de cinta sobre Duques de Sussex