NIDO DE VÍBORAS

1115
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

LA VIEJA CLASE POLÍTICA de Quintana Roo no está dispuesta a esperar con los brazos cruzados que Jorge Emilio González Martínez “El Niño Verde” y su club de políticos inexpertos y corruptos se apoderen de la gubernatura del estado, como pretenden, mostrando hasta ahora como su carta fuerte a la alcaldesa Mara Lezama, por lo que decidieron emprender la operación cicatriz para sanar heridas y agravios del pasado que desencadenaron en lo que todavía hace unas semanas parecía un irreconciliable enfrentamiento.

ALENTADOS POR LO QUE CONSIDERAN un atraco y una humillación a su dignidad, seguidores de las influyentes familias de Chetumal y Cozumel se han estado reuniendo para hacer frente a las pretensiones de “El Niño Verde”, y por lo pronto han coincidido en apoyar como su candidato común al chetumaleño Arturo Contreras, actual secretario de Gobierno y quien es bien visto en los diferentes grupos surgidos a partir de la cruenta batalla librada entre ex gobernadores y gobernadores en turno.

RESULTA DIFÍCIL DE CREER, pero en las mesas de negociaciones se ha visto compartir el pan y la sal a personajes de las diferentes camarillas conformadas en su momento por cada gobernador, martinistas, joaquinistas, borgistas, villanuevistas, hendricksistas y felixistas unidos con un solo propósito: impedir que los Verdes o cualquier otro fuereño les arrebaten la silla del Palacio de Gobierno de Chetumal que en los 45 años de vida constitucional del estado se habían repartido casi como regla entre chetumaleños y cozumeleños, batalla en que estos últimos venían ganando (de los ocho gobernadores que hasta ahora ha tenido el estado sólo tres han sido de la capital, el resto de la Isla de las Golondrinas). 

EL REPARTO HA SIDO DESIGUAL y lo justo es que ahora le toque a un chetumaleño por eso el apoyo incondicional a Arturo Contreras a quien le ven muchas posibilidades si a la vez logran conjuntar la fuerza de una gran alianza entre PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y todo aquel otro partido que se quiera sumar para derrotar a la coalición conformada por Morena, PT y Partido Verde, que por adelantado ya se sienten con el triunfo en la bolsa e inclusive ya se ven despachando en la capital del estado. 

LA EXCESIVA CONFIANZA deviene del supuesto compromiso político del presidente Andrés Manuel López Obrador con “El Niño Verde”, quien durante la pasada jornada electoral impuso no sólo a la alcaldesa de Benito Juárez para lograr su reelección sino también a los candidatos a diputados que a partir de septiembre entrante serán sus peones en el poder legislativo federal para presionar, si fuera el caso, que se cumpla el compromiso.

EL INSTINTO POLÍTICO, pero principalmente el gran colmillo que les arrastra no les quita de la cabeza que a Mara Lezama sólo la están usando para tantear el terreno y que a la hora de las definiciones el que busca ser el candidato por la alianza “Juntos Haremos Historia” es “El Niño Verde”, quien siempre la ha querido y hoy la ve como su más cercana posibilidad. 

LOS VERDES NO PASARÁN de Cancún es el grito de guerra que ya empiezan a asimilar los representantes de la vieja clase política y como sustento de su reto aseguran que los alrededor de los 100 mil votos que alcanzó Mara Lezama en la pasada elección en Benito Juárez no es ni la tercera parte de lo que se necesita para ganar la gubernatura, y la mayoría de los sufragios provienen precisamente de los municipios del sur a pesar de que en Benito Juárez se concentra más del 60 por ciento de los electores, que generalmente no votan por el desarraigo que los caracteriza. Así que nadie puede cantar victoria todavía.

@Nido_DeViboras