Veo al final la luz.- Alejandro Fernández

459
Veo al final la luz.- Alejandro Fernández
  • Tras año y medio sin salir de gira, Alejandro Fernández se siente feliz de alistar sus 21 fechas en EU; compartirá escenario con su hijo.
MAURICIO ÁNGEL / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante su distanciamiento de los escenarios, que ha durado año y medio, Alejandro Fernández cumplió 50 años y disfrutó de un inédito período con su familia, pero eso no lo domó.

Hoy “El Potrillo” asegura tener tanta emoción por cantar que volverá pronto con rienda suelta.

El intérprete de “Me Dediqué a Perderte” toma como un símbolo de esperanza para un regreso de cierta normalidad, gracias a las vacunas, la gira de 21 fechas en EU que iniciará en septiembre en Reno.

“¡Me siento feliz, muy feliz de regresar! Van a ser regresos épicos, tanto para el cantante como para el público. Hay una energía muy grande, se siente, de estar en contacto ya en conciertos.

“Fue de los rubros más castigados en la pandemia. Yo nunca había parado por tanto tiempo y ahora veo al final la luz”, compartió el cantante en entrevista virtual.

Sus shows son con su disco Hecho en México (2020), su retorno al mariachi con el que ganó un Latin Grammy, le dio una nominación al Grammy americano y llegó a la primera posición del listado de álbum latino de Billboard.

Si bien agradece que la gente tuvo tiempo para conocer los temas de su material, quiso mantener la frescura al añadirle tres canciones, que incluyen una nueva versión de “No lo Beses”, himno aclamado por sus fans que aún le mueve emociones.

“Estoy muy feliz de ver todas las cifras y resultados que ha dado este disco. Qué bueno, porque fue en un momento donde decidí regresar a la música mexicana y vernácula.

“Todas las canciones que canto, cuando las escucho, me tienen que mover algo, erizarme la piel, tengo que sentir algo en el estómago, que se me apriete el corazón o me saque una lágrima”, señaló.

Aunque 21 fechas para su gira del retorno parecen ser muchas, el intérprete opina que no necesariamente volverá al ajetreo que era su carrera pre pandemia.

“Mi carga de trabajo siempre había sido muy fuerte, pero nunca me había dado cuenta. Normalmente me daba como un mes y medio de vacaciones en todo el año, hacía 60 o 70 fechas al año. Estaba muy acostumbrado a tener esa carga de trabajo.

“Ahora que me vi obligado a pausarme traté de sacar lo mejor y hacer algo positivo, así que estuve mucho más tiempo con mi familia. Ahora que regrese a los escenarios, me voy a replantear no trabajar tanto y saber escoger las fechas, para tener más tiempo para mí y mi familia”, adelantó.

Con ansia de Grito

El “Potrillo” ve sus fechas en Las Vegas 15 y 16 de septiembre como algunas de las más significativas de su gira, porque le devuelven una tradición que echaba de menos.

“Tenía 25 o 30 años cantando en Las Vegas, sin parar, cada 15 de septiembre. Nos tocó una parada obligatoria, pero creo que va a ser épico este regreso”, consideró.

Tiene un déja vu

Otro aspecto que le emociona de sus conciertos es compartir escenario con su hijo Alex Fernández, quien lo acompaña en todos los recitales.

“Es como tener flashback con mi carrera. Así empecé, con mi papá, acompañándolo en algunas presentaciones y giras, y ojalá le sirva, le funcione.

“Va a ser un ganar-ganar para los dos, nos va a servir muchísimo y vamos a tener unas experiencias increíbles. Trato de darle los mejores consejos a Alex, pero no me impongo, trato de que sea él y dejarlo libre”, dijo.

Te puede interesar: Detiene virus rodajes de Netflix