Batalla M. Night Shyamalan contra el tiempo

333
  • M. Night Shyamalan reflexionó sobre lo efímero de la vida en ‘Viejos’, protagonizada por Gael García Bernal, para quien fue un reto actoral.
MARIO ABNER COLINA Y MAURICIO ÁNGEL / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El director M. Night Shyamalan tiene terror a hacerse viejo como artista, a que su obra caduque, se deseche y se olvide.

Viejos (Old), su más reciente película, protagonizada por Gael García Bernal, sigue a una familia atrapada en una playa tropical que, incomprensiblemente, acelera su proceso de envejecimiento. La vida se les escapa como arena entre los dedos.

El director de El Sexto Sentido y El Protegido piensa en el proyecto, que se estrena hoy, como una meditación en clave de terror sobre lo efímero de la existencia, sobre la inminencia de la muerte. Una reflexión, en su caso, sobre su padre, anciano y enfermo, y sus hijos, que en un suspiro se hicieron adultos.

También es una mirada al quehacer artístico, el suyo, con una filmografía de 14 largometrajes y basta ambición de trascender. En opinión del maestro de los finales con giros sorpresivos, a quien unos consideran un genio y otros un creador con delirios de grandeza, no va por mal camino.

“Me asombra la manera en que mis películas están envejeciendo. Si tomas un refresco, a menudo crees que el que más te gusta es el que tiene más azúcar. Pero te sueles llevar a casa el otro, porque está más balanceado.

“Yo quiero que la gente se lleve mis películas a casa. Busco el balance y no el azúcar. La gente aún está interesada y habla de La Aldea, Señales, El Protegido. Me escriben y me paran por la calle para hablarme de cosas que hice hace 15 años. Es increíble”, dice en una videollamada.

Aunque el realizador indio suele preferir las cintas originales, Viejos es una de las excepciones de su filmografía, junto con El Último Maestro Aire. Se trata de la adaptación de la novela gráfica “Castillo de Arena”, de Frederik Peeters y Pierre Oscar Levy.
Algunos críticos han comparado el filme con el tono de El Ángel Exterminador, de Luis Buñuel, sobre una cena fastuosa cuyos invitados no pueden abandonar. El realizador le ve más ecos de La Dimensión Desconocida.

“Justo cuando abrí la novela gráfica, me atrapó. Era misteriosa, sensual. Lidiaba con emociones y con gente ya un poco perdida antes de ir a esa playa.

“Al adaptarla, traté de hallar el balance de la trama y asegurarme de moverla de la manera que quería con todos los personajes. Es una historia incómoda, divertida, rara, irreverente, pero con formalidad”.

Gael García Bernal es el protagonista, el padre de familia en esta pesadilla incomprensible, con una realidad deformada. Shyamalan admite que ha admirado al mexicano desde hace mucho tiempo, y quería tenerlo en su primera cinta filmada lejos de Filadelfia, en República Dominicana.

“Creo que Gael es un talento inusual, uno que puede cruzar cualquier tipo de cultura. Es un hombre dulce, divertido, y sin embargo es capaz de hacer cosas oscuras, de expresar tormentos emocionales, cosas que le pedí”.

La filmación de Viejos fue una de las primeras que continuaron mientras el mundo se sumía en la pandemia por la Covid. Para los involucrados, resultó contrastante dibujar personajes que se llenan de arrugas en minutos cuando el tiempo en el planeta parecía haberse detenido por las cuarentenas.

Más acostumbrado a proyectos latinoamericanos, más pequeños y realistas, García Bernal dice que encaró el largometraje como un reto actoral constante. Shyamalan se abrió a él y al elenco para que brindaran posibilidades a la historia y se apropiaran de los roles a quienes la muerte acecha.

“Lo único que hicimos fue agarrar a los personajes, soltarnos a la aventura de pensar qué pasaría ante este shock (de envejecer rápidamente). No había nada de lo que me pudiera agarrar para entender cómo hacerlo.

“En cierto sentido fue una creación colectiva muy libre y poética. Lanzamos algo al frente y ahí estaba el director para organizarlo.Íbamos decidiendo cuándo una cosa estaba terrible, si una cosa que se nos acababa de ocurrir era pésima idea, si algo que se nos ocurrió estaba bueno”, dice el histrión.

Te puede interesar: Va ‘Nuevo Orden’ por Premios Platino