Genera polémica restricción papal

336
Genera polémica restricción papal misa
  • El Papa Francisco emitió el 16 de julio una nueva ley, titulada “Traditionis Custodes”, que exige a los obispos aprobar la celebración de cualquier misa en latín en su diócesis.
DALIA GUTIÉRREZ / AGENCIA REFORMA

ROMA, ITA.- La celebración de la misa en latín podría ser algo no muy relevante para algunas personas, pero para otras representa un asunto de gran importancia.

Cuando hace unos días el Papa Francisco volvió a imponer restricciones para la celebración de la misa tridentina, celebrada en latín, hubo católicos tradicionalistas que reaccionaron en contra al considerarla un ataque contra ellos y la liturgia antigua.

“¿De dónde viene la acción severa y revolucionaria del Santo Padre?”, expresó el cardenal Raymond Leo Burke, uno de los principales en manifestarse, en un comunicado publicado en su sitio de internet.

“Se trata de una realidad objetiva de la gracia divina que no puede ser cambiada por un mero acto de la voluntad, ni siquiera de la más alta autoridad eclesiástica”.

El Pontífice de 84 años emitió el 16 de julio una nueva ley, titulada “Traditionis Custodes”, que exige a los obispos aprobar la celebración de cualquier misa en latín en su diócesis y prohíbe que se realice en las iglesias parroquiales.

También ordena que cuando la eucaristía se oficie en el rito antiguo, las lecturas deben ser en el idioma local, y exige que los sacerdotes recién ordenados reciban permiso de los obispos para celebrarla, en consulta con el Vaticano.

Con esta norma se revierte una de las decisiones más emblemáticas del Papa Benedicto XVI, quien en 2007 alentó las misas en latín al publicar una ley con la que se dejó en libre elección del sacerdote el uso de esta lengua en la celebración de los ritos católicos.

“Para la gran mayoría de los católicos no significa mayor cambio porque nosotros estamos casi todos acostumbrados a la celebración de la misa en nuestra lengua”, considera Rixio Gerardo Portillo, profesor de la Escuela de Humanidades de la UDEM.

“Vamos a una misa en la parroquia y en el caso nuestro, es el español”, añade el experto en ciencias sociales y articulista en “Vida Nueva”, revista sobre la Iglesia católica.

No obstante, apunta, esto no es lo mismo para algún sector de la Iglesia donde sí está muy marcada la celebración de la misa en latín, como diversas partes de Estados Unidos y algunos países de Europa.

“Son los que han criticado la decisión porque evidentemente ya no tienen la (libertad) para decidir qué rito van a celebrar, sino que ahora tiene que ser autorizado por el Obispo y el Obispo tiene que pedir autorización a Roma”, indica.

“En términos reales, el Papa está restringiendo ciertas libertades y esta normativa está centralizando la decisión en el Vaticano”, añade el autor del libro “El sucesor de Francisco. La Iglesia tras el pontificado de Jorge Mario Bergoglio (2020)”.

Te puede interesar: Honra el Papa a los adultos mayores