Tren Maya y el temor de fraudes inmobiliarios

405
Tren Maya y el temor de fraudes inmobiliarios
  • De acuerdo con el subsecretario de Sedetus si bien con el Tren Maya se prevé que haya muchos beneficios en términos económicos, puede generar una inercia poco favorable en términos de desarrollo urbano.
IGNACIO CALVA

CANCÚN, Q. ROO.- Con los avances en la construcción del proyecto Tren Maya, la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus) ha alertado sobre el incremento en especulación de la tierra y el riesgo de fraudes inmobiliarios dentro del estado, especialmente en tierras ejidales no urbanizadas.

A pesar de que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) aún no ha dado a conocer de manera formal la ubicación exacta de las estaciones del próximo sistema ferroviario, en diversas plataformas digitales algunos perfiles han puesto a la venta terrenos desde los 20 mil hasta los 200 mil pesos en zonas no urbanas.

Para el caso de lugares como Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Chetumal y Bacalar, la cotización de los terrenos puede llegar arria del millón de pesos, poniendo un énfasis en la posible plusvalía que brindan estos destinos turísticos, impulsada por la conectividad que el Tren Maya daría a la zona.

Estas ofertas de terrenos se hacen sin las garantías de un título de propiedad o documentos que acrediten la legalidad. Tampoco existe seguridad de que vaya a estar dentro de la ruta que tendrá el Tren Maya, ni mucho menos autorización en materia de impacto ambiental, y podría llegar a haber problemas por violaciones de uso de suelo.

De acuerdo con el subsecretario de Sedetus, Jorge Rivero, si bien con el Tren Maya se prevé que haya muchos beneficios en términos económicos, puede generar una inercia poco favorable en términos de desarrollo urbano.

En el caso de los ejidatarios, la advertencia es para que no vendan sus terrenos, pues podrían darles una cantidad inferior al valor real del predio, el cual después será revendido en un precio mayor, dejando la ganancia en el tercero.

Finalmente, a las personas que incurran en especulación inmobiliaria, podrían hacerse acreedoras a una denuncia ante las autoridades correspondientes por posible fraude, y de acreditarse, las penas van desde tres días a 12 años de prisión, lo que está contemplado en el artículo 386 del Código Penal Federal.

Te puede interesar: Son las ‘Selva Party’ el azote de Tulum