‘Truena’ el 20% de la industria restaurantera en el país

263
‘Truena’ el 20% de la industria restaurantera en el país
  • Uno de los sectores más golpeados por la pandemia ha sido la industria restaurantera y sus trabajadores, pues han cerrado 1 de cada 5 en el país.
RENATA TARRAGONA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Uno de los sectores más golpeados por la pandemia ha sido la industria restaurantera y sus trabajadores, pues han cerrado 1 de cada 5 de estos negocios en el país.

Aunque los empresarios procuraron mantener intacta la plantilla laboral, lo prolongado de la crisis llevó al cierre definitivo del 20 por ciento de establecimientos, es decir, 120 mil unidades económicas, con la pérdida de 400 mil empleos al cierre de 2020, según la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac).

De acuerdo con los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dentro del sector de servicios, la subrama de preparación y servicio de alimentos y bebidas aún registra una pérdida de 133 mil 625 afiliados de enero de 2020 a junio de 2021, es decir, 18.1 por ciento menos.

Con estos números y la tercera ola de contagios por la nueva cepa del Covid-19, se calcula que la recuperación completa ocurra hasta el verano de 2022.

Para los trabajadores del sector, el cierre de su centro de trabajo no ha sido el único problema, en algunos casos se suma una situación laboral insostenible que ha provocado que muchos renuncien, fuga de empleados que la Cámara aún no tiene cuantificada.

“Lo que me temo es que, de regreso, pudieran algunos (patrones) decirle (a los trabajadores) ‘oye, sí te vuelvo a contratar, pero ya sin seguridad social’, como la situación va a estar todavía crítica a lo mejor ahorita lo que vemos es que ya hay muchos así”, reconoció Héctor Márquez, director de Relaciones Institucionales de ManpowerGroup.

Para muestra está Rogelio, quien labora en un restaurante de cortes de carne al sur de la Ciudad de México y quien recordó cómo varios de sus compañeros fueron liquidados y otros más decidieron renunciar, pues el dueño los dio de baja como asegurados del IMSS y redujo su sueldo.

“Se fueron y ahora hacen varias chambas, uno se puso de Uber, otro anda de albañil o pintando casas, andan en lo que pueden trabajar”, comentó.

Antes de la pandemia era capitán de meseros, hoy es mesero y gana menos y, aunque conservó su empleo, ya no tiene seguro social y perdió su antigüedad de 30 años.

Josué era gerente del restaurante de un hotel rumbo al aeropuerto; durante los primeros meses de contingencia les repartieron los insumos comestibles y su paga era en vales de despensa, al reanudar operaciones recibió la mitad de su sueldo y después enfrentó un despido injustificado. Ya ha trabajado en dos restaurantes más.

Germán González, presidente de la Canirac, rechazó este tipo de prácticas y dijo que en la Cámara son los más interesados en cuidar las condiciones del personal.

Te puede interesar: Empeñan sus bienes para salvar empresas