Ejerce Biden presión para que empleados se vacunen

496
Ejerce Biden presión para que empleados se vacunen
  • El Presidente de Estados Unidos estableció nuevos y estrictos requisitos de pruebas, uso de cubrebocas y distanciamiento social para los empleados federales que no han sido vacunados.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

WASHINGTON, EU.- El presidente Joe Biden ha establecido nuevos y estrictos requisitos de pruebas, uso de cubrebocas y distanciamiento social para los empleados federales que no pueden —o no quieren— demostrar que han sido vacunados contra el Covid-19.

El objetivo es aumentar las lentas tasas de vacunación entre millones de estadounidenses y dar ejemplo a los empleadores de todo el país.

El movimiento de Biden para el gobierno federal, con mucho el mayor empleador del país, se produce frente a las crecientes tasas de Covid-19 impulsadas por focos de resistencia a las vacunas y la variante “Delta”.

Diversas corporaciones importantes y algunos gobiernos locales están ordenando nuevos requisitos por su cuenta, pero la administración siente que se necesita mucho más.

La acción coloca a Biden directamente en el centro de un debate político en torno a la capacidad del gobierno para obligar a los estadounidenses a seguir las pautas de salud pública, publicó la agencia AP.

En un esfuerzo por mitigar la oposición, los funcionarios han tenido cuidado de enfatizar que la medida no equivale a un mandato de vacuna, sino que impone restricciones más estrictas de uso de cubrebocas, pruebas, distanciamiento social y viajes a los empleados federales para alentarlos a vacunarse.

Podría funcionar porque la evidencia hasta ahora muestra que los trabajadores prefieren vacunarse antes que lidiar con cargas que consideran onerosas en el trabajo, dijo Lawrence Gostin, profesor de derecho de la salud global en la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown.

“La gente preferiría arremangarse y recibir un pinchazo, que someterse a pruebas semanales y uso de cubrebocas universal”, indicó. “En muchos sentidos, esto no es realmente un mandato, les está dando a los trabajadores una opción”.

Aproximadamente el 60 por ciento de los adultos estadounidenses se han vacunado por completo. Biden se había fijado la meta del 4 de julio de conseguir al menos una dosis en el 70 por ciento de los adultos, y todavía llega a esa meta. La última cifra es 69.3 por ciento.

Según la Oficina de Gestión de Personal, el Poder Ejecutivo empleó a más de 2.7 millones de civiles en 2020, con algunos de los números más significativos en los estados del sur liderados por republicanos, incluidos Texas y Florida, donde permanece una resistencia sustancial a las vacunas.

Pero la medida no se trata sólo de trabajadores federales. La administración espera empujar a las empresas privadas a presionar más a sus trabajadores para que obtengan vacunas.

Legisladores estatales han presentado más de 100 proyectos de ley con el objetivo de prohibir a los empleadores exigir la vacunación como condición para el empleo, según la Academia Nacional de Políticas de Salud del Estado. Al menos seis entidades han aprobado dichos proyectos de ley.

Te puede interesar: Meten reversa en EU; deben usar cubrebocas