Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad

592
  • El IMCA implementó el programa “Ama a quien le falta techo y cama”, mediante el que busca apoyar a personas en situaciones de calle en el municipio de Benito Juárez.
OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.– Con la intención de recuperar y poner en el centro de atención a la dignidad humana, logrando una inclusión y empatía, el Instituto Municipal contra las Adicciones (IMCA) implementó el programa “Ama a quien le falta techo y cama”, mediante el que busca apoyar a personas en situaciones de calle en el municipio de Benito Juárez.

Óscar Francisco Guzmán Zerecero, director general de esta institución dijo que la finalidad de la dependencia es prevenir el tema de las adicciones, puesto que son el síntoma de cómo se encuentra el tejido social, ya que abarca temas de salud, cuestiones sociales y de seguridad, de ahí que forman parte de la estrategia “Todos por la Paz”.

“Queremos hacer comunidades positivas y lo primero que tenemos que hacer es llegar a los más vulnerables, con los que menos empatía hemos tenido, con los que nuestra única empatía que hemos tenido es quizá darles una moneda, pensando que eso es la ayuda que le podemos brindar a alguien que a lo mejor lleva 25 años viviendo en la calle, en condiciones nada gratas”.

En ese sentido, en enero del año en curso, personal del Centro de Rehabilitación de Amor al Adicto Difícil y Reincidente los contactó para ofrecerles estas becas, es decir, brindarles cama, techo y un trato digno a la gente que se encuentra en situación de calle y con adicciones, para otorgarles la ayuda que por años se les ha negado.

Dijo que a través de redes sociales pidieron la colaboración de la ciudadanía para identificar a esta gente, y en estos meses han apoyado a 18 personas, aunque, reconoció que no ha sido fácil, puesto que hasta se pueden llevar 10 intentos en un solo caso para convencerle de irse a este centro.

“Hemos encontrado que la mayoría de los adictos en recuperación no traen un abrazo, es gente que tiene 70 años y nunca ha tenido un abrazo y nosotros la vida nos ha brindado la oportunidad de darles este abrazo.

  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad
  • Sobrevivían en la calle, les dan una oportunidad

Tienen miedo, de alguna manera vivir tantos años en la calle, ya se hicieron a la idea y piensan que la vida es así, ya no tienen miedo a la calle, y al momento de que les podemos brindar ese abrazo”.

Una vez que son trasladados a este centro, un médico los supervisa, se les proporciona baño, comida, cama y durante seis meses son sometidos al proceso de rehabilitación que incluye una desintoxicación, adaptación y seguimiento para restablecer los lazos con sus familias, o bien, encontrarles algo que de cierta forma sustituya a sus seres queridos. Guzmán Zerecero abundó que la mayoría de las personas que han aceptado la beca son hombres, dos menores de edad que los encontraron en los juzgados cívicos, sólo hay una mujer dentro de este programa, el cual, dijo es necesario que la sociedad se sume a fin de otorgar una ayuda a estas personas.

Te puede interesar: Cae en Solidaridad falsificador de certificados de vacunación