NIDO DE VÍBORAS

460
NIDO-DESMANTELAN-P

POR KUKULKÁN

EL REGRESO A CLASES presenciales que anhelan tanto padres de familia como autoridades escolares en Quintana Roo parece que no será muy pronto, pues al riesgo de propagarse los contagios si no se toman las medidas de salubridad indispensables, ahora se suma el saqueo que han sufrido los planteles públicos de educación básica en su infraestructura esencial para la enseñanza, lo que implica cuantiosos gastos que tanto el gobierno federal y estatal no tenían previstos en el presupuesto para este año. 

LA NOTICIA cae como balde de agua fría porque sí suponíamos que la pandemia nos había dado una lección de vida para privilegiar lo espiritual sobre lo material, estos actos de rapiña que arrasaron con el cableado, puertas, ventanas, lavabos y tazas de baño en los planteles, nos muestran la irremediable pérdida de los valores que estamos experimentando como seres humanos. Es un golpe bajo a la razón porque cuesta trabajo creer e imaginar a grupos de personas aprovecharse del cierre temporal de las escuelas para robar todo lo que encontraron a su paso, así sea por necesidad o por negocio, que en ninguno de los casos es justificable. 

LA DENUNCIA la hizo pública el diputado presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología de la XVI Legislatura, Eduardo Martínez Arcila, luego de un recorrido que hizo en una escuela pública de Cancún acompañado de autoridades educativas del estado y padres de familia: “La escuela también entró en un deterioro de su salud física, la hierba empezó a crecer, comenzaron a desaparecer las tasas de los baños, los lavabos, el cableado, las puertas, ventanas; entonces cuando nos dicen que los niños deben regresar a clases, si hacemos a un lado el tema de la pandemia, a dónde van a regresar a clases, viendo el estado actual de las escuelas”, dijo asombrado.

LO PEOR DEL CASO, como si no fuera suficiente ya con los actos de rapiña y la pedantería del legislador, es que no habrá dinero público en lo inmediato para reparar los daños y deberán de ser los padres de familia quienes gestionen los recursos necesarios ante fundaciones de ayuda estatales y nacionales o, de plano, aportarlos de sus propios bolsillos. 

“SI BIEN EL TEMA PRESUPUESTAL nunca es suficiente —expuso—, se debe convocar a padres de familia y a organizaciones de la sociedad civil comprometidas con su comunidad, como los clubes Rotarios y los directivos de escuelas particulares, para que juntos se adopten escuelas para dedicarle unos minutos a su recuperación. Esta va a ser la única manera en que los padres de familia, nos vamos a sentir seguros, o por lo menos dar el beneficio de la duda, para poder llevar paulatinamente a nuestras niñas, niños y jóvenes a nuestras escuelas”.

HABRÍA QUÉ ESPERAR la reacción que tendrán los padres de familia ante tan ofensiva solicitud porque pareciera que el diputado no está tomando en cuenta que precisamente por la pandemia muchos padres se quedaron sin empleo y los que lograron conservarlo apenas deben de ganar para sostener a sus familias, particularmente los que no tienen otra opción que llevar a sus hijos a escuelas públicas. Como siempre el pueblo tiene que pagar los platos rotos. 

BUENO FUERA que para volver a acondicionar las escuelas Martínez Arcila, como “representante popular” de los cancunenses, utilizara sus facultades para gestionar él mismo los recursos que ahora pide a los padres de familia o que en un acto de congruencia hiciera un exhorto a los otros 24 legisladores para que aportaran parte de su sueldo, ya que lo recibieron completito durante la etapa de confinamiento a pesar de que decidieron no ir a trabajar por temor a los contagios.  CON ESTE TIPO DE LEGISLADORES, que sólo exhiben su ineficiencia e ineptitud y todavía hay que pagarles, para qué necesitan los ciudadanos a sus supuestos representantes. Pero eso sí, ellos andan muy preocupados por sacar adelante una iniciativa que les permita reelegirse hasta por tres periodos con duración de doce años en el cargo. Calladito se vería más bonito.

@Nido_DeViboras