Empeora situación en Haití tras sismo

337
Empeora situación en Haití tras sismo
  • Los daños generalizados podrían ser peores en las próximas horas, pues se tiene previsto que la tormenta tropical “Grace” llegue a Haití la noche de este lunes.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

LES CAYES, HAITÍ.- La cifra de fallecidos por el sismo de magnitud 7.2 ocurrido el sábado en Haití se disparó a 724, con al menos 2 mil 800 personas heridas y cientos de hogares destruidos.

Los datos actualizados de la Oficina de Protección Civil siguen a un recuento anterior de 304 muertos. El director de la Oficina, Jerry Chandler, informó que los rescatistas continuaban buscando sobrevivientes bajo los escombros, publicó la agencia AP.

La gente en la nación caribeña se apresuró a salir a las calles y buscar un sitio seguro, y luego ayudó a rescatar a aquellos que quedaron atrapados entre los escombros de casas, hoteles y otras estructuras que colapsaron.

El sismo del sábado azotó la parte suroeste de la nación más pobre del continente, prácticamente borrando algunas localidades y provocando aludes que afectaron las labores de rescate en dos de las comunidades más afectadas. El desastre agravó la que ya era una situación difícil para los haitianos, quienes ya lidiaban con la pandemia de Covid-19, el asesinato del presidente Jovenel Moïse y una ola de violencia de pandillas.

El epicentro del sismo se registró a unos 125 kilómetros al oeste de la capital Puerto Príncipe, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos. Los daños generalizados podrían ser peores en las próximas horas, pues se tiene previsto que la tormenta tropical “Grace” llegue a Haití la noche de este lunes o el martes temprano.

Hubo réplicas del sismo todo el sábado y durante la madrugada del domingo, cuando muchas personas que se quedaron sin hogar o que temían que sus viviendas dañadas colapsaran sobre ellos se quedaron en las calles a dormir.

En la localidad costera de Les Cayes, algunos dieron recurrieron a sus creencias religiosas para agradecer por por haber sobrevivido al sismo, y muchos fueron el domingo a la catedral de la ciudad, que parecía no tener afectaciones, aunque la residencia del sacerdote quedó destrozada.

“Ahora sólo tenemos a Jesús”, dijo Johanne Dorcely, de 58 años, cuya casa quedó reducida a escombros. “Si no fuera por Jesús, no podría estar aquí hoy”.

El primer ministro Ariel Henry dijo envió ayuda a las zonas donde las localidades quedaron destrozadas y los hospitales se veían superados por el número de pacientes que llegaban.

Henry declaró estado de emergencia de un mes para todo el país y dijo que no pediría ayuda internacional hasta que se conozca la magnitud de los daños.

Te puede interesar: Enfrenta Brasil prematuro conflicto electoral