‘Purifícate’ en Puebla

304
Puebla
  • Puebla, la llamada Ciudad de los Ángeles, encanta a sus visitantes con su herencia colonial, la riqueza de su cocina, sus museos y sus centros comerciales.
FERNANDO TOLEDO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Las restricciones de viaje por la pandemia nos han hecho revalorar lugares que, por estar cerca de la Capital, a veces obviamos, como Puebla.

Uno de los sitios que merecen ser redescubiertos es Puebla, la llamada Ciudad de los Ángeles, que con su herencia colonial, la riqueza de su cocina, sus museos y los nuevos centros comerciales, encanta a los visitantes.

Renovada, limpia, recién pintada en colores llamativos y con más de 360 iglesias cuyas campanadas te despiertan con un rico sabor a provincia, la capital de este estado es una gran opción para visitar.

Entre las atracciones de Puebla se encuentra el hotel boutique La Purificadora, sitio ubicado en el Centro Histórico y la antigua casa del empresario francés J. E. Latisnere, fundada en 1884. Más tarde se convirtió en una destiladora de aguas minerales con líquido extraído del río San Francisco.

En la ahora conocida Embotelladora La Superior, es posible ver en sus paredes desgastadas grabados originales que se mezclan con las modernas estructuras tubulares creadas por el famoso despacho del arquitecto Ricardo Legorreta.

Basta entrar al impresionante lobby al aire libre con sus piedras milenarias, sus sillones morado obispo -un color muy asociado con la curia en esa ciudad- y con vistas a las numerosas cúpulas vecinas, para percatarse que estás en un lugar especial, que, además, cuenta con un acceso a un hermoso jardín en plena ciudad, así como a un moderno centro comercial.

Con amplios espacios abiertos integrados orgánicamente y que comprenden una terraza que es el delirio de los instagramers, es antesala del color azul brillante del cielo poblano, simétricos balcones, un delicioso restaurante y un pequeño gimnasio-spa, ideal para relajarse al mismo tiempo que estás cerca de las céntricas atracciones, como el ex Convento de Santa Rosa, lugar donde, según la leyenda, las monjitas crearon el emblemático mole.

Destaca la original alberca de 30 metros de largo realizada en cristal transparente y que fue diseñada por la conocida artista Laureana Toledo, hija del pintor oaxaqueño Francisco Toledo.

Manejado desde 2007 por el grupo hotelero Habita, La Purificadora es un gran ejemplo de la mezcla de arquitectura tradicional, como los pisos de talavera, las maderas originales, las chimeneas, con pisos de cristal y acabados metálicos de vanguardia.

Un buen descanso

Con sólo 24 habitaciones, cada una con diferentes vistas, el huésped disfrutará de espacios amplios, minimalistas y modernos.
En cada estancia se pueden encontrar, muy bien situadas, algunas artesanías locales que han hecho famosa a la región y que brindan un toque sofisticadamente mexicano.

Los baños son amplios, algunos con vapor y jacuzzi, equipados con amenidades originales como una línea de baño especial fabricada a base de propóleo y menta, cuyo aroma estará presente en su visita al Callejón del Sapo, paraíso de las artesanías, o al impactante Museo Amparo, con terraza para presenciar la belleza que alberga esta ciudad que está localizada apenas a 136 kilómetros de la CDMX.

Fiesta gastronómica

En días pasados, mediante una invitación girada por la organización Tesoros de México, este hotel fue el recinto para reunir los mejores chiles en nogada de la región con el objeto de conmemorar los 200 años de la creación de este deleite tricolor.

Así, los mejores chefs del País discutieron sobre el origen, la historia, la memoria y la leyenda de esta delicia culinaria que se ha transmitido de generación en generación y que sigue tan rica como cuando fue creada para el Emperador Agustín de Iturbide.
Eso sí, todos van capeados.

Te puede interesar: Yucatán, un lugar de ensueño