NIDO DE VÍBORAS

480
NIDO SOLIDARIDAD

POR KUKULKÁN

LOS GOBIERNOS municipales y algunas dependencias gubernamentales parecen no entender, o poco les importa, que para captar el interés y tener un adecuado entendimiento con la población a la que en teoría deben de servir requieren de especializados y experimentados equipos en sus áreas de comunicación o vocerías que les ayuden a explicar con claridad sus programas, políticas o acciones de gobierno a fin de que los mensajes que buscan transmitir cumplan con el objetivo de conectar eficazmente con quienes los leen, los ven o los escuchan.

PERO LA LÓGICA de la mayoría de los servidores públicos es que los departamentos de comunicación están para exaltar su imagen personal en vez de informar las acciones de interés público y en ese sentido buscan a publicistas o reporteros, generalmente sin conocimiento ni experiencia en comunicación, que se dedican a promocionar a toda costa a sus jefes, a ocultar los datos que les perjudican y a redactar boletines anodinos que en muchas ocasiones terminan en el cesto de la basura con el gasto que ello implica.

LA FALTA DE INTERÉS en profesionalizar a sus equipos de comunicación quizás radica en la torcida creencia de que para silenciar las malas noticias que puedan manchar su desempeño está el presupuesto público del que disponen, año con año, para comprar páginas de periódicos, spots en radio y televisión o publicidad a través de las redes sociales —conocido como el ‘chayo’ institucional— que les permite hacer negocios particulares a sus anchas o cometer actos de corrupción sin que nadie les diga algo por no hacer lo que deberían: servir a sus gobernados.

UN EJEMPLO vivo de este tipo de servidores públicos es la alcaldesa de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete, que en tres años de gobierno ha tendido cuatro directores de comunicación principalmente porque no han logrado frenar las críticas hacia su forma de gobernar, así como tampoco cooptar a los medios o periodistas que le son incómodos. No se da cuenta de que el problema no ha sido su equipo humano sino ella misma que ha ejercido el poder como si se tratara de una empresa particular donde lo importante no es servir e informar a la gente sino exaltar su propia imagen. 

PARA MUESTRA un botón: en el boletín número 1928 del 21 de agosto que su equipo difundió para resaltar la labor de la alcaldesa con motivo del paso del huracán Grace el título presenta como logro lo que debería ser su responsabilidad “Avanza Gobierno de Solidaridad en la limpieza de calles y espacios públicos” y en el primer párrafo enfatiza los “logros” pero ya con el nombre de la heroína por delante, vea usted:

“LUEGO del paso del huracán Grace, el gobierno de Solidaridad que encabeza la presidenta Laura Beristain Navarrete avanza en la limpieza y rehabilitación de espacios públicos, con el apoyo de brigadas conformadas por personal de distintas áreas municipales y federales, con el fin de regresar a la normalidad al municipio” (¿Qué esa no es su responsabilidad y para eso les pagan?). 

LA DECLARACIÓN se le atribuye a su secretario de Servicios Públicos municipales, Juan Carlos Segura Espadas, quien aprovechó la ocasión para destacar que el municipio “se encuentra restablecido, aunque se trabaja en las colonias que tuvieron los mayores encharcamientos, con labores de desagüe, levantamiento de ramas y limpieza de calles en general”. El boletín va acompañado con fotos de la alcaldesa enfundada en una gabardina y botas de plástico, haciendo trabajo de pepenadora, con el cabello mojado, cargando en una mano ramas desprendidas de los árboles y en la otra una botella de plástico. 

LA CEREZA del pastel está en el tercer párrafo que evidencia la falta de control de calidad de su equipo de comunicación con errores garrafales como el siguiente: “Agregó que estas acciones se realizan de manera interrumpida (cuando lo que quiso decir es ininterrumpida) a través de las cuadrillas de Servicios Públicos, personal de distintas áreas del municipio e instancias federales, como las brigadas de la Comisión Federal de Electricidad y Comisión Nacional Forestal, quienes apoyan en el restablecimiento de la energía eléctrica y poda de árboles, respectivamente”. A estas alturas debería estar pensando que no hay un quinto vocero malo.

@Nido_DeViboras