Impiden obra de Tren, ahora se arrepienten

876
Impiden obra de Tren, ahora se arrepienten
  • Fonatur tendrá un ahorro de 2 mil mdp en razón de que se evitará el paso del Tren Maya por la ciudad de Campeche donde ya se tenía planeado un viaducto elevado.
DALILA ESCOBAR

CAMPECHE, CAM.- Una serie de amparos —que argumentan desde el impedimento de ingreso de trabajadores de la ONU a Campeche por riesgo de Covid-19 hasta el temor de que el Tren Maya dividirá a la ciudad— obligó al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) a modificar el trazo y evitar así el paso por la región central. 

Rogelio Jiménez Pons, director general de Fonatur, afirmó que esta decisión se tomó hace algunas semanas, pero ahora observan que existe arrepentimiento por parte de algunas familias de pobladores que ya no serán reubicadas en casas nuevas —se tenían contemplados 300 conjuntos habitacionales—, además de que esto reducirá las oportunidades de ventas de los productos de la región. 

“Ahorita hay una reacción muy especial porque la gente ya se dio cuenta de que era una tontería haber apoyado a un grupúsculo. La gente perdió mucho con que no se tenga ahí la estación. Con toda esta serie de amparos que obstaculizan resulta una pérdida para la sociedad, pero no tenemos tiempo para perderlo con los amparos”, explicó a Luces del Siglo.

Con esta modificación, estimó, Fonatur tendrá un ahorro de 2 mil millones de pesos en razón de que se evitará el paso del Tren Maya por la ciudad de Campeche donde ya se tenía planeado un viaducto elevado que incrementaría los costos y con el paso por la periferia se hará únicamente un libramiento, desde donde habilitarán un transporte para llegar a la estación del Tren. 

Por los amparos, enfatizó, también se dejaron de aplicar las encuestas entre las comunidades para conocer su postura en torno al proyecto del Gobierno Federal. Sin embargo, los propios pobladores que se negaron al proyecto le decían a la prensa, “es que no nos han venido a ver”, ante lo cual Fonatur les respondió: “tú mismo estás diciendo que está prohibido el acceso y ahora vienen a reclamar que no se les toma en cuenta”. 

Aunque en estos movimientos de rechazo a la obra hay posturas de legítima preocupación entre habitantes de la ciudad, Jiménez Pons consideró que se trata de un asunto político. 

“No dudo que haya gente bien intencionada y que a la vez puede estar mal informada, pero la verdad es pura necedad de política y hay grupos de extrema derecha que están financiando esto porque eso de los amparos no es barato”, sostuvo.

En opinión del funcionario, los beneficios que traerá el proyecto del Tren Maya serán mayores que las molestias; “la gente podrá quejarse del polvo, del ruido o de otras cosas, pero no se pueden quejar de que les esté yendo mal a esas zonas, sólo que ya no vamos a estar cambiando de trazos porque se les ocurra”.

Te puede interesar: Presentan lineamientos para crecimiento de las estaciones del Tren Maya