NIDO DE VÍBORAS

423
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

NADIE se imaginaba que la tenía en el Bullpen, calentando el brazo. Ni siquiera dio señal alguna en su mañanera de este jueves 26 de agosto, realizada en Palacio Nacional. Pero al filo del mediodía, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador sorprendió a propios y extraños al lanzar, de súbito, una recta al diamante del Senado de la República en donde ya todo estaba listo para que este viernes la bancada de Morena votara por una de las cuatro senadoras que buscaban hacerse de la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara Alta.

ESA DECISIÓN se tomaría con base en votación libre, secreta y ante notario público debido al grado de rispidez y la desconfianza que adquirió la contienda entre las aspirantes de los diferentes grupos internos de Morena. Pero Obrador ponchó ese escenario al enviar a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a retomar sus actividades como senadora y, de paso, a ser la Presidenta de la Mesa Directiva para el próximo periodo ordinario, en donde estará en funciones hasta septiembre del 2022.

DESDE el montículo de esa instancia legislativa, la senadora Sánchez Cordero deberá conducir los trabajos legislativos para sacar adelante la ley reglamentaria sobre la Revocación de Mandato, así como la reforma electoral que tanto importan al presidente de la república, las cuales se veían amenazadas de no ser discutidas ni aprobadas como una forma de presión de los senadores afines a la corriente que encabeza el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal Ávila, que se ha sentido discriminado de sucesión en 2024. 

LA JUGADA maestra de López Obrador tomó por sorpresa al senador zacatecano que de entrada no supo cómo reaccionar hasta que, dicen los que saben, le dieron un jalón de orejas para que acompañara “generosamente” —como él mismo dijo— la decisión presidencial. No le quedó otra más que organizar un improvisado video en el que apareció acompañado de las cuatro aspirantes (Freyda Marybel Villegas Canché como Bertha Caraveo, Imelda Castro y Ana Lilia Rivera) externando su beneplácito por la decisión de Sánchez Cordero de regresar a su curul después de casi tres años.    

A RAÍZ de los últimos acontecimientos y de la solicitud de su reincorporación de la doctora Olga Sánchez Cordero, las cuatro aspirantes a presidir la Mesa Directiva y yo hemos estado conversando con mucha apertura y sobre todo con mucha generosidad de parte de ellas, y hemos propuesto que en razón de su incorporación, ella podría si así lo desea presidir la Mesa Directiva, una vez que hablemos con el grupo parlamentario y que el propio grupo parlamentario avale esta posibilidad, acuñó estupefacto.

PERO en principio —continuó—, debo de decir que no me extraña que las cuatro mujeres que aspiran a ser presidentas hayan otorgado con generosidad esta posibilidad para que nuestra compañera, ahora senadora, Olga Sánchez Cordero, pueda presidir este año esa directiva. Es una mujer capaz, es una mujer talentosa, es una mujer con capacidad de apertura y de diálogo, y nos representará con dignidad en la Mesa Directiva. Vamos a platicar con el grupo parlamentario las cuatro mujeres y yo vamos hablarlo con nuestro grupo parlamentario y nuestros aliados para hacer posible que ella pueda aceptar esta propuesta (aplausos quemantes).  

SU MENSAJE fue sólo un formalismo de lo que hoy viernes se confirmará en sesión del pleno en la cual también Monreal habrá de ser ratificado como presidente de la Jucopo con el fin de seguir conciliando con los grupos parlamentarios de oposición y así llevar a buen puerto la Cuarta Transformación desde el Senado de la República. Lo que debe dejar en claro este amargo episodio para lo moreiristas, y quizás para los adversarios de la 4T, es que se equivocan si piensan que el presidente cambió las reglas del juego, cuando lo que en realidad cambió fue el juego completo.

@Nido_DeViboras