Niegan a rumanos devolver inmueble

642
Niegan a rumanos devolver inmueble aseguramiento
  • De acuerdo con el titular del Juzgado Quinto de Distrito de haberse dado marcha atrás al cateo y posterior aseguramiento se podría dificultar la comprobación de algún delito.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Un juez federal resolvió que la orden de cateo y el aseguramiento del centro de operaciones de la “Banda de la Riviera Maya” en Cancún, ejecutada el pasado 21 de julio, se mantendrá vigente para no obstaculizar las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR).

La propiedad en disputa fue construida sobre un terreno fusionado de los lotes 15 y 17 de la calle Robalo en la Supermanzana 3 del municipio Benito Juárez, en cuyo lugar habitó junto con su familia el cabecilla del presunto grupo criminal, Florian Tudor Enachescu.

El “Tiburón” Tudor está actualmente preso en el penal del Altiplano del Estado de México por una pretendida solicitud de extradición a Rumania, cuyo gobierno lo reclama por delincuencia organizada, extorsión y tentativa de homicidio agravado.

Para el titular del Juzgado Quinto de Distrito con sede en Quintana Roo, Ciro Carrera Santiago, de haberse dado marcha atrás al cateo y posterior aseguramiento se podría dificultar la comprobación de algún delito como parte de la técnica de investigación número 108/2021.

“Con la concesión de la medida cautelar se afectaría el interés social, pues se trata de la autorización judicial de una técnica de investigación (cateo) y un aseguramiento ordenado en una investigación ministerial sobre un bien inmueble”, Como lo dicta el artículo 128, fracción II, de la Ley de Amparo, la suspensión provisional no podrá otorgarse cuando se siga perjuicio al interés social o se contravengan disposiciones de orden público, además que es improcedente contra alguna técnica de investigación.

Fue el representante de la Inmobiliaria Investcun, S.A. de C.V., Adrián Ninel Enachescu, quien solicitó ante el juez federal mantener las cosas “en el estado que guardaban antes de su materialización” del cateo y el aseguramiento.

Sin embargo, la resolución establece que Ninel Enachescu no pudo acreditar su interés sobre el inmueble o comprobar que los hechos le causaron algún agravio.

Para el juzgador, el rumano tampoco logró demostrar jurídicamente ser titular de algún derecho del inmueble ni comprobar la posesión.

“La parte quejosa exhibió únicamente copia simple a color de un contrato de compraventa del 25 de abril de 2019, documental que es insuficiente para acreditar el interés indiciario pues al tratarse de una copia simple a color, la misma no otorga certeza jurídica, toda vez que, debido a su naturaleza, no se le puede otorgar valor probatorio para hacer valer su pretensión y, por ende, se pudiera considerar que el acto reclamado le causa agravio a su patrimonio”.

Durante el juicio, Ninel Enachescu alegó ser el administrador único del bien inmueble en litigio mediante la escritura pública 7315, otorgada el 15 de mayo de 2019 por el entonces Notario Público Auxiliar 41, Julio César Traconis Várguez.

El fedatario es el mismo personaje a quien se le canceló su patente (el pasado 28 de julio) por enfrentar la queja SEGOB/SAJ/06/IV/2018 que promovió Florian Tudor, quien igualmente tiene poderes amplios en el manejo de la empresa Inmobiliaria.

El inmueble que funcionó como centro de operaciones de los rumanos se construyó sobre un terreno de 623 metros cuadrados adquirido a la Inmobiliaria Crisantemos, S.A. de C.V., empresa fundada por el empresario Ricardo Vega Serrador y Francisco Evadio Garibay Osorio en 2003, aunque el primero vendió su participación accionaria a Iván Eliud Garibay Pulido en 2010.

Como parte de las investigaciones contra la “Banda de la Riviera Maya”, la Unidad de Inteligencia Financiera congeló a Garibay Osorio la cuenta bancaria 60607863411 de Santander al ser integrado a la lista de cuentahabientes bloqueados de acuerdo al oficio 110/F/B/978/2021, el cuatro de febrero pasado.

El afectado combatió el bloqueo con el amparo 27702661 que recayó en el Juzgado Quinto de Distrito de Quintana Roo, del cual logró una suspensión favorable desde el 26 de junio del presente año.

Su hijo Iván Eliud corrió la misma suerte al ser embargadas sus cuentas bancarias, pero también impugnó judicialmente ante el Juzgado Séptimo de Distrito bajo en amparo 27710961, pero recibió una sentencia adversa que sobreseyó el caso el 13 de julio, aunque el caso se mantiene activo con un recurso de revisión desde el día 16 de agosto.

La compraventa del inmueble se dio entre las inmobiliarias Crisantemos e Investcun en un acto protocolizado mediante la escritura pública 3713 ante la fe del Notario Público 37 de Quintana Roo, Nain Gabriel Díaz Medina, el 12 de julio de 2015.

A ese mismo fedatario también se le bloquearon sus cuentas de banco, pero obtuvo una suspensión provisional del Juzgado Quinto de Distrito en el amparo 27601875, el 24 de febrero pasado.

La resolución contraria a Adrian Ninel Enachescu establece que tampoco pudo acreditar su interés sobre el inmueble o comprobar que los hechos le causaron algún agravio.

Para el juzgador, el rumano tampoco logró demostrar jurídicamente ser titular de algún derecho del inmueble ni comprobar la posesión.

“La parte quejosa exhibió únicamente copia simple a color de un contrato de compraventa del 25 de abril de 2019, documental que es insuficiente para acreditar el interés indiciario pues al tratarse de una copia simple a color, la misma no otorga certeza jurídica, toda vez que, debido a su naturaleza, no se le puede otorgar valor probatorio para hacer valer su pretensión y, por ende, se pudiera considerar que el acto reclamado le causa agravio a su patrimonio”.

Te puede interesar: Autorizan a México sumar delito de delincuencia organizada a Borge