Lleva ‘La Casa de Papel’ a sus personajes ¡al límite!

342
Casa de Papel
  • El elenco de ‘La Casa de Papel’ promete que su quinta temporada mostrará momentos frenéticos que llevarán al límite a sus personajes.
MAURICIO ÁNGEL / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE REFORMA.- Nairobi fue asesinada, Raquel Murillo “Lisboa” (Itziar Ituño) entró al Banco de España tras un complejo plan que la liberó de la policía y al Profesor (Álvaro Morte), la única garantía que tiene la banda de atracadores para escapar, lo encañona la inspectora Sierra (Najwa Nimri), quien ha descubierto su escondite.

Al ser así de frenético el final de la cuarta temporada de La Casa de Papel, la quinta, cuyos primeros cinco episodios estrenan este viernes en Netflix, plantea las situaciones más desesperadas que ha afrontado el grupo en el cierre de su golpe.

“Cuanto más al límite estén los personajes, mucho mejor. Han pasado desde la hora cero del atraco cerca de 100 horas, están cansados y al límite. Las emociones ya están a flor de piel y se encuentran entre las cuerdas porque El Profesor se quedó sin cartuchos.

“Faltan 10 capítulos y empiezan agotadísimos, después del límite sólo está el abismo y la quinta temporada es ese abismo, nos perdemos en el infinito. Es lanzarse a la piscina y que pase lo que tenga que pasar”, consideró en entrevista José Manuel Poga, quien interpreta al antagónico Gandía.

La policía está desesperada, pues están fastidiados de que El Profesor se anticipe a cada uno de sus movimientos, pero en realidad la banda ya no puede confiar sólo en el líder del golpe, pues ha agotado sus ideas.

El rescate de Lisboa ha sido tomado como una humillación por las autoridades y, como los ladrones preveían, llamarán al juego a militares de dudosa reputación, cuya prioridad será aplastar a los atracadores sin importar los daños colaterales.

“¡Dios santo de mi vida y corazón, son el heavy metal! Cuando los vi aparecer (a los militares) el primer día… Se van sumando equipos, por si no teníamos suficiente. ¡Está puesta toda la carne en el asador!”, afirmó Úrsula Corberó, quien da vida a Tokio en La Casa de Papel.

El equilibrio es tan frágil, que los ladrones con máscaras de Dalí no pueden confiarse de los rehenes, aliados o enemigos, pues incluso los que creían neutralizados pueden dañarlos.

“Gandía es un provocador, le gusta picar, insultar, creo que es adicto al dolor y a las peleas, pelearse le pone, conecta con una parte de él muy salvaje y es de las cosas atractivas que tiene. Le gusta meter cizaña, herir verbal y físicamente, le gusta, es un sádico y se va a ver”, adelantó Poga.

Los actores describen a la primera parte de la quinta temporada como bélica y a la segunda, que llegará en diciembre, como una más sentimental debido a las despedidas.

Pero a esta etapa de La Casa de Papel no le faltan momentos contemplativos, pues al plantearse los peores escenarios, los episodios dan paso a conocer más a los personajes.

“A Tokio le han pasado muchas cosas traumáticas, ha tirado para adelante porque es una mujer muy valiente y se ha armado de coraje para seguir, pero está marcada por una sucesión de acontecimientos que la han marcado de por vida.

“Me gusta mucho que se cuente eso esta última temporada porque sé que Tokio genera amor u odio en los espectadores. Creo que se le va a dar la oportunidad de que la gente entienda la razón por la que hace lo que hace y la manera en que lo hace”, subrayó Corberó.

Te puede interesar: Anuncian elenco para la nueva serie de Netflix y Del Toro