NIDO DE VÍBORAS

479
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

DEJARSE llevar por la desesperación de la alcaldesa Laura Beristain Navarrete de querer ganar con el escándalo de las redes sociales la reelección que perdió en las urnas el pasado seis de junio, tiene metidos ahora en un brete jurídico (y posiblemente penal) a los dirigentes nacionales de Morena, Mario Delgado Carrillo y Citlali Hernández Mora, por secundar de forma irresponsable calumnias en contra del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González.

SEGÚN Beristain Navarrete, especialista en el escándalo, fue derrotada en el pasado proceso electoral por la renovación de la presidencia municipal de Solidaridad debido al presunto fraude cometido por el gobernador Carlos Joaquín para favorecer a la candidata de la alianza PAN-PRD, Lili Campos Miranda, quien obtuvo 26 mil 379 sufragios contra 22 mil 906 de la morenista inconforme.

A PARTIR de su errónea deducción, la alcaldesa derrotada no sólo embaucó al presidente y a la secretaria general de Morena para que —sin el menor indicio de prueba— se sumarán a denunciar al mandatario quintanarroense de haber consumado una elección de estado donde supuestamente fluyeron recursos y operaron mapaches electorales para favorecer a la ganadora; también montó toda una estrategia jurídica para revertir los resultados oficiales, pero al final tampoco tuvo éxito.

TANTO el Consejo General del Instituto Electoral de Quintana Roo como el Tribunal Electoral de Quintana Roo resolvieron que con las acusaciones difundidas a través de sus redes sociales, los tres implicados incurrieron en calumnia electoral, delito calificado como grave ordinario por lo que además de una amonestación ahora pueden enfrentar consecuencias de índole penal ante la Fiscalía General de la República y la Fiscalía General de Justicia en el estado.

INCONFORME con el sentido de estas resoluciones, la secretaria general de Morena promovió un Recurso de Apelación que ayer resolvió el Tribunal Electoral declarando improcedentes sus presuntos agravios promovidos, debido a que Citlali Hernández se negó a retirar de sus redes sociales las falsas acusaciones en contra del gobernador, contrario a lo que sí cumplió Mario Delgado, quien entendió a la primera que habían sido chamaqueados por Laura Beristain en su afán de aferrarse al cargo a pesar de su desastroso desempeño.

EL PROPIO Presidente Andrés Manuel López Obrador, en una de sus mañaneras, declaró contundente que el gobernador de Quintana Roo fue respetuoso y no había metido las manos en el proceso electoral, inclusive los felicitó por ser la excepción de la regla democrática, aunque sus palabras no quisieron ser escuchadas por Citlali Hernández ni mucho menos por Laura Beristain, quien todavía hace unas semanas se negaba a reconocer su derrota.

FUERA ya del poder, la alcaldesa deberá enfrentar sola su osadía de calumniar a diestra y siniestra, aunque no es lo único pendiente que tiene con la ley pues su sucesora Lili Campos ya adelantó que aplicará una exhaustiva auditoría ante los señalamientos de corrupción que pesan contra Laura Beristain, así como de sus hermanos Juan Carlos y Luz María, quienes aprovecharon al máximo estos tres años para hacer negocios particulares por los que seguramente comenzaremos a ver consecuencias en los próximos meses.

@Nido_DeViboras