Habrá Tren en 2023 a pesar de retrasos

470
Habrá Tren en 2023 a pesar de retrasos
  • El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que visitará cada dos meses el sureste mexicano con el fin el Tren Maya se inaugure a finales de 2023.
DALILA ESCOBAR 

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque la construcción del Tren Maya lleva apenas un avance del 30 por ciento, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que visitará cada dos meses el sureste mexicano con el fin de que la magna obra se inaugure a finales de 2023. 

“El fin de semana lo dedicamos a recorrer todo el trayecto, la ruta del Tren Maya. Lo voy a hacer cada dos meses porque tenemos que inaugurar esta obra a finales del 2023”, dijo en su conferencia de prensa. 

“Son mil 500 kilómetros de construcción, de vías férreas y en circunstancias especiales, porque aun cuando se está utilizando el derecho de vía que existía de la construcción del Ferrocarril del Sureste a mediados del siglo pasado, de todas maneras, como es un tren moderno de más velocidad, que se puede desplazar a 160 kilómetros por hora, requiere de una vía especial”, completó. 

En la víspera de la gira presidencial por el sureste, el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, reconoció que las obras llevan un avance del 30 por ciento lo cual obedece a la gran cantidad de cambios registrados en el trazo original debido principalmente a los amparos interpuestos por organizaciones civiles ambientales o de comunidades indígenas que rechazaron el paso del Tren por algunos tramos.

Sin embargo, precisó que ahorita la mayor complicación han sido las propias leyes mexicanas que han entorpecido el procedimiento, por ejemplo la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas y las leyes ambientales que los obligan a solicitar permisos cada que se encuentran con un hallazgos arqueólogos o que podrían afectar el medio ambiente. 

“Los cambios de ruta por amparos o hallazgos arqueológicos implican una nueva estrategia ambiental y otra tramitología que requieren al menos 49 días por cada modificación. Si desvías tienes que hacer una nueva estrategia ambiental y toda la tramitología y eso te da en la torre, por eso también vamos dando tumbos”, explicó.

Cada cambio de ruta, agregó, “implica un tiempo porque de repente descubres que el viejo tren pasaba en medio de una zona arqueológica. Por ejemplo, adelante de Candelaria se descubrió una ciudad del tamaño de Palenque que nadie conocía, ni los arqueólogos porque tenían pequeños hallazgos nada más, pero con las nuevas tecnologías que tenemos, como el sistema de rayo láser, estamos descubriendo cosas fantásticas, pero eso nos obliga a darle la vuelta porque no te lo puedes llevar, no es un cerro”, comentó. 

En este sentido, el funcionario federal admitió que la gestión es sumamente compleja por todo lo que existe de leyes y reglamentos y que deben respetarse y cumplirse.

Sin embargo, consideró que daría buenas cuentas al mandatario federal porque es comprensible los retrasos de al menos tres meses por amparos interpuestos y por la pandemia de Covid-19, así como la entrada de huracanes.  “El año que entra sí va a estar gruesísimo con los tiempos que tenemos y con la cantidad de trabajo que debemos llevar, porque este año no estuvo tan movido en cantidad de trabajo por todas las trabas que hemos tenido que atravesar y resolver”, por lo que Jiménez Pons confía en que en 2022 se resuelvan todos los amparos y trazos finales de ruta por hallazgos arqueológicos.

Te puede interesar: Apuntalan acciones sociales en Cancún