Ayudaron en el 9/11; siguen como ilegales

295
Ayudaron en el 9/11; siguen como ilegales Anchahua
  • Anchahua evitaba los hospitales que ayudaban a los trabajadores que limpiaron como él porque vivía ilegalmente en Estados Unidos y temía ser deportado.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

NUEVA YORK, EU.- Franklin Anchahua limpió montañas de polvo en oficinas, apartamentos y hasta una parroquia en el bajo Manhattan durante semanas tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Al principio trataba su acidez y su reflujo gástrico con hierbas que su madre le enviaba desde Perú. Anchahua evitaba los hospitales que ayudaban a los trabajadores que limpiaron como él porque vivía ilegalmente en Estados Unidos y temía ser deportado. Hasta que el malestar fue demasiado.

“Sentía un ardor estomacal tremendo. Necesitaba un tratamiento médico, de un especialista. También tenía problemas de respiración”, dijo el peruano, quien finalmente ingresó al hospital Bellevue, en Manhattan, en 2011.

La historia publicada por la agencia AP indica que tanto Anchahua como otros inmigrantes hispanos que limpiaron la zona que rodeaba a las Torres Gemelas han pedido un estatus legal migratorio en Estados Unidos desde hace años como compensación por el duro trabajo y los problemas de salud posteriores que sufrieron.

Dos décadas después del atentado, sin embargo, sólo varias docenas siguen participando en protestas. Otros han abandonado la lucha.

“Es difícil encontrar trabajo aquí sin estatus migratorio”, dijo Anchahua a la AP. “Los abogados que nos ayudaron hace tiempo nos dijeron que nos llegarían nuestros papeles, pero mire, 20 años después y no tenemos nada”, lamentó.

Estos migrantes no son tan visibles como los policías y bomberos que trabajaron en la llamada “zona cero”. Muchos no buscaron ayuda de forma inmediata porque temían la deportación, ignoraban cómo solicitar apoyo o no sabían que había ayuda disponible. Mientras algunos dicen que se sienten olvidados por el gobierno estadounidense, otros regresaron a sus países de origen.

Contratados de manera informal por grandes empresas de limpieza, limpiaron polvo y escombros sin un equipamiento de protección adecuado. A algunos les cuesta superar cómo la catástrofe cambió sus vidas y muchos son tratados por ansiedad, depresión y estrés post traumático.

Algunos están organizando una protesta en octubre con el objetivo de presionar al gobierno a que establezca una vía para la residencia legal de los que limpiaron durante meses el bajo Manhattan.

El excongresista Joseph Crowley, que representaba a partes de Queens en Washington, anunció un proyecto de ley en 2017 para permitir que estos trabajadores pudieran obtener un estatus legal migratorio en Estados Unidos. Su oficina estimó en ese momento que entre mil y 2 mil trabajadores quedarían cubiertos.

El proyecto de ley, sin embargo, nunca fue votado.

Te puede interesar: Enfrenta UE dilema: ¿recibir a afganos?