NIDO DE VÍBORAS

448
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

EL MENSAJE político referente a la sucesión de 2022 en Quintana Roo por parte del gobernador Carlos Joaquín González durante la entrega de su V Informe de Gobierno no llevaba nombre, pero sí destinatario. “Que nadie se ponga nervioso ni espere dedazos mágicos”, dijo y nadie de los presentes dudó que aquellas palabras iban dirigidas a la senadora Marybel Villegas Canché quien la semana pasada arrancó su adelantada campaña electoral por Chetumal acusando abiertamente al mandatario de querer imponer candidato en Morena.

“LOS TIEMPOS los marca el Tribunal Electoral, no las apetencias, voracidades, urgencias y desesperaciones personales. Seré el más absoluto, respetuoso testigo y defensor de este proceso democrático que se avecina”, enfatizó el gobernador quien durante las últimas semanas se ha convertido en el blanco de ataques y denostaciones mediáticas por parte de la legisladora federal como su principal estrategia para catapultar sus aspiraciones a una candidatura que toca decidir a la dirigencia nacional de su partido, Morena, donde está vetada como quedó claro en el pasado proceso de selección interna para la candidatura a la presidencia municipal de Benito Juárez.

MOLESTA porque la decisión favoreció a su contrincante Mara Lezama, la senadora se ha dedicado a repartir la versión de que la alcaldesa reelecta es la candidata del gobernador y por lo mismo empezó una guerra mediática acusando de “mal gobierno” y poniendo en duda la promesa de cambio que hace cinco años enarboló Carlos Joaquín para conquistar la gubernatura, lo que supone ella le traerá más adeptos y más votos sobre todo ahora que anunció que se irá a vivir a Chetumal para encabezar desde aquí su lucha por el poder.

PARA este tipo de ataques, el gobernador también tuvo respuesta contundente en su mensaje político de ayer, asegurando que contra viento y marea durante los últimos cinco años Quintana Roo se enfiló hacía un cambio de rumbo responsable, con calidad institucional, transparencia, paz social, apego a la Constitución, respeto a la libertad de expresión y los derechos humanos, así como una fuerte lucha contra la impunidad y la corrupción, en clara alusión a los gobiernos de los priístas Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, para los cuales sirvió Marybel Villegas aunque ahora navegue con la bandera de Morena.

PARA tener la lengua larga hay que tener la cola corta, rezan las reglas no escritas de la política mexicana y a la senadora parece que se le olvidó que ella como diputada local en ambas administraciones avaló las cuentas públicas y los créditos bancarios que permitieron tanto a Félix González como a Roberto Borge endeudar al estado hipotecando los recursos públicos por más de tres décadas y condenando a los quintanarroenses a la miseria en que muchos de ellos todavía hoy se encuentran, principalmente de la zona sur a los que ahora busca defender.

SI EN REALIDAD quisiera ayudarlos, lo cual de por sí es su labor como legisladora federal, no necesita irse a vivir a la capital ni desayunar todos los días pan beliceño con mantequilla azul y queso de bola. Eso no es más que pura mercadotecnia barata y desesperación por conquistar una candidatura que está más que claro que en la Ciudad de México no se la van a dar por más que modifique su dieta alimenticia a base de queques y machacados en la capital del estado. Por algo dicen que las penas con pan son buenas. 

@Nido_DeViboras