Cuestionan desdén a crisis en frontera

161
Cuestionan desdén a crisis en frontera
  • Denuncian estrategia que usan en la pandemia de Covid-19 como pretexto para bloquear a quienes buscan protección y retornarles a ciudades fronterizas de México, permanecen en condiciones deplorables en la frontera norte.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Miles de personas principalmente provenientes de Centroamérica que han sido expulsadas de Estados Unidos, bajo la política del Título 42, estrategia que usan en la pandemia de Covid-19 como pretexto para bloquear a quienes buscan protección y retornarles a ciudades fronterizas de México, permanecen en condiciones deplorables en la frontera norte, denunció la organización Médicos sin Fronteras (MSF).

“El gobierno de (Joe) Biden está lejos de cumplir las expectativas de aliviar la crisis migratoria que se generaron con su elección. Y del lado mexicano es visible la falta de respuesta, e incluso la negligencia de las entidades encargadas de atender el fenómeno”, señaló la asociación.

Alertó que la situación se agudiza cada vez más. Ahora el gobierno estadounidense está interesado en que el de México reactive el Protocolo de Protección Migrante, conocido como “Quédate en México”, que exige a los y las solicitantes de asilo que permanezcan en territorio mexicano mientras se definen sus procesos legales en ese país.

De acuerdo con MSF, Estados Unidos omitió el impacto catastrófico que esta política tuvo sobre más de 70 mil personas migrantes que fueron expulsados bajo este protocolo a ciudades fronterizas mexicanas, obligados a esperar pésimas condiciones de vida.

En consecuencia, unas 2 mil personas sobreviven a la intemperie desde hace seis meses en la plaza de La República en Reynosa, otras dos mil permanecen en iguales o peores condiciones en un campamento de Tijuana, y en otras ciudades fronterizas como ciudad Acuña se empiezan a levantar nuevos asentamientos.

“Como vienen huyendo de sus países de origen, la única opción que tienen es intentar solicitar el asilo desde acá y esperar indefinidamente a que se los aprueben, mientras sobreviven en condiciones deplorables”, afirma Anayeli Flores, de Médicos Sin Fronteras.

En esta plaza hay apenas 18 sanitarios públicos disponibles, o sea uno por cada 110 personas, aproximadamente.

Quien quiera bañarse o lavar la ropa debe pagar 10 pesos mexicanos para usar las duchas y los fregaderos por máximo 10 minutos.

En este campamento no hay privacidad, la sana distancia necesaria en medio de una pandemia no se cumple y permanecen expuestos al calor inclemente.

Te puede interesar: Acuerdan países combatir xenofobia contra migrantes