Imparables los mexicanos en Paralímpicos

212
Imparables los mexicanos en Paralímpicos
  • Durante los Juegos Paralímpicos de Tokio, los atletas mexicanos demostraron su mentalidad de acero a la hora de competir por medallas.
SINELI SANTOS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante los Juegos Paralímpicos de Tokio, los atletas mexicanos demostraron su mentalidad de acero a la hora de competir por medallas.

Fieles a su filosofía de “nunca rendirse”, los deportistas cumplieron las expectativas individuales y colectivas del Comité Paralímpico Mexicano al ganar 22 medallas, siete oros, dos platas y 13 bronces, su mejor participación desde Beijing 2008.

El secreto del éxito de los para atletas se centra en su capacidad para reponerse a las adversidades y convertir esa energía negativa en positiva, respondiendo en momentos claves.

El alto nivel de resiliencia en los representantes nacionales depende, en ganar medida, en lo que vienen haciendo años atrás fuera de los complejos deportivos, superando los miedos y temores que están a su alrededor.

Para que las adversidades no perjudiquen el desempeño de los seleccionados Paralímpicos, la personalidad juega un papel muy importante a la hora de aumentar el nivel de confianza y el deseo de retar as dificultades.

Fabiola Ramírez, Jesús Hernández y Rodolfo Chessani, los tres medallistas olímpicos, comparten cómo la mente y cuerpo se unen en la alberca y pista para conseguir un solo objetivo.

SIRENA VALIENTE

El 25 de agosto, la nadadora Fabiola Ramírez le dio a México la primera presea de los Juegos Paralímpicos de Tokio, un bronce en los 100 metros dorso clasificación S2.

Angustia, preocupación, alegría, nostalgia y hasta un colapso nerviso invadieron a “Faby” en la alberca del Centro Acuático de Japón durante la Final.

“Ese día fue muy emocionante porque fueron muchos altibajos, en la preliminar no me había ido muy bien, estaba yo un poco triste, por así decirlo, porque no era el desempeño que quería. Logré tener la mentalidad de asimilar que ya había pasado y que eso también era un logro importante en mi carrera paralímpica, así que le di vuelta a la página y me enfoqué en darlo todo.

“Ya en la Final, cuando veo los últimos cinco metros, es cuando aprieto todo porque ya era el toque, volteó a ver el reloj y no alcanzo a ver el tiempo y veo a mi entrenador y me dijo que era mía la medalla. Empecé a colapsar, me quedé sin respiración, quería llorar de la emoción porque es una medalla que quería desde hace mucho tiempo”, comenta la sirena tricolor.

Redondear el triunfo con el metal del tercer lugar, misma que le entregó su madre, reflejó la capacidad de Ramírez de dar el último estirón con toda la energía que aún le quedaba.

“La parte emocional es lo más importante en un atleta, esa preparación mental fuerte de saber que ante una adversidad se tiene que luchar y sobrellevar. Yo pienso siempre en todo el trabajo que he hecho atrás, en que un error que de todos modos me está dando la oportunidad de superarlo, no voy a dejar que eso merme todo lo que he hecho atrás.

“Esa parte de tener la gasolina de la fuerza voluntad de poder superar y de estar consciente del lugar en dónde estás. ¿A qué vas a unos Juegos Paralímpicos? Pues a competir, a dejarlo todo y a representar de la mejor manera a México”, relató.

MEDALLISTA DE LA VIDA

El miedo siempre estará presente en la vida. A veces se manifiesta como un ser terrorífico que destruye todo a su paso y en ocasiones puede ser el mejor aliado para conseguir tres medallas olímpicas, como le sucedió al tritón nacional, Jesús Hernández.

“Algo fundamental que hay que trabajar es el lugar en el que estás y en dónde quieres estar y observar cada uno de esos momentos y apreciarlos. Parte del sentimiento del miedo de competir no se puede evitar, lo que si puedes evitar es que te domine y que te haga perder el control de tu competencia.

“Lo que hicimos en Tokio es un antes y un después de cómo, cuando vences tus miedos, sabes que hay límites pero también una superación en donde puedes lograrlo todo. Fue una lucha día a día, en la competencia, con el Covid-19, con tus propias limitaciones, pero cuando trabajas al mismo nivel del temor, grandes cosas pueden resultar”, expresó Hernández.

En Tokio, el nadador azteca se agenció un oro y dos bronces, empatando con Diego López, en la cima de máximos ganadores de la delegación mexicana en los recientes Juegos Paralímpicos.

Con la mira puesta en París 2024, Hernández quiere dejar el legado a la nuevas generaciones de nunca rendirse aunque la situación no sea la mejor.

“Más que ser un medallista de oro yo me siento un medallista de la vida que venció muchas cosas que parecían imposibles. “Además de los retos deportivos, los de la vida me han enseñado a ser una mejor persona.Todos tienen las posibilidades de sobresalir, hay que tomar las decisión de querer ser alguien en esta vida”, finalizó.

LA PISTA DE LAS ILUSIONES

Antes de tomar su lugar en la pista, el Para Atleta tricolor Rodolfo Chessani relaja su mente y la deja en blanco.

“Algo clave para poder ganar esta competencia mental es relajarte, pensar lo menos posible en la competencia porque entre más pienses en eso más presión tienes, es relajarte y disfrutar el evento.

“El chiste es pararte ahí, olvidarte de lo vaya a pasar y se convierte en adrenalina. Yo intento manejarme solo en la cuestión emocional, traté de mantener la calma pero cuando estaba en la pista sentía que el mundo se venía encima”, sentenció el olímpico.

No hay lugar para las dudas y menos para los errores. Es momento de demostrar su velocidad y lo hace al cruzar la meta en primer lugar y colgarse la anhelada medalla de oro en los 400 metros planos T38.

“Me acuerdo perfectamente que fueron tantas cosas difíciles de procesar, más bien desde que llegué a la Final hubo cosas difíciles en las que jugó mucho el papel psicológico y era la primera vez que yo sentía presión deportiva en ese sentido y fue muy fuerte. Cuando pisé la pista fueron muchas emociones encontradas, demasiada adrenalina y al momento de saber que había ganando fue como un sueño, tardé un tiempo en asimilarlo”, dijo Chessani. 

Te puede interesar: Concierto móvil en calles de Cancún