Salió de prisión Marta Nikita; usará brazalete

753
Salió de prisión Marta Nikita; usará brazalete
  • Tras purgar 14 años de cárcel, más del 70% de la condena que le fue impuesta, Marta Nikita salió del Cereso de Chetumal bajo libertad condicional.
ALEJANDRA FLORES

CHETUMAL, Q. ROO.- En septiembre de 2007 la sociedad chetumaleña se cimbró con la noticia del asesinato del empresario Juan José “Pepín” González Sabido, a manos Marta Nikita Spat Avilés.

Ahora, otra vez un mes de septiembre deja huella en el calendario de la capital quintanarroense con el mismo caso, la razón: tras purgar 14 años de cárcel, más del 70 por ciento de la condena que le fue impuesta, Marta Nikita salió del Cereso de Chetumal bajo libertad condicional.

Ahora deberá usar un brazalete electrónico y acudir al Cereso a firmar cada martes.

UNA HISTORIA DE HUMILLACIONES

Marta Nikita era una de las tantas amantes ocasionales de Juan José González Sabido.

Pepín, como era conocido en Chetumal, tenía fama de ser un hombre prepotente, narcisista y por manejar, presuntamente, una red de pederastia.

Las mujeres que lo acompañaban, se contaba, sufrían humillaciones, maltratos de su parte y debían satisfacer sus caprichos sexuales.

Él se desenvolvía con la confianza que le daban la impunidad y el miedo que sembraba en todo aquel que conocía sus alcances.

Nadie se atrevía a enfrentarlo, hasta que el empresario abusó de la hija de Marta Nikita y ella no pudo soportarlo.

Las circunstancias, el destino y su coraje se conjuntaron aquel 30 de agosto de 2007 para que después de una juerga en el restaurante Costa Azul, que dejó a Pepín imposibilitado para mantenerse en pie por cuenta propia, se consumara el crimen.

Según la declaración de Nikita, ese día Dowaina Rossiel Novelo Medina recibió una llamada de Pepín: regresaba de un viaje y quería verla.

“Así también me habló vía telefónica y a Yanhell para que fuéramos al mismo lugar, Costa Azul, diciendo que ya había llegado y que nos esperaba”, contó hace 14 años.

En el testimonial consigna que llegaron al establecimiento aproximadamente a las 14:20 horas, unos cuarenta minutos después Zaire Fabiola Hadad Novelo se sumó al grupo.

Pepín era conocido por cobrar venganza contra quien se metía con lo suyo, quizá por esta razón al restaurante llegó Tony Godoy a disculparse por haber tenido una relación con Dowaina Rossiel Novelo Medina, una de las favoritas del empresario.

“Se sentó en la silla a un lado de donde me sentaba y empezó a hablar con Pepín. Estaba pidiendo disculpas a Pepín por el hecho de que había andado con Dowi, y que no quería problemas y que lo perdonara y que se iba a separar definitivamente de ella.

“Pepín insultó y humilló a Tony frente a nosotras y le dije a Godoy que se levantara y se fuera para evitar que pasara a más”, consigna la testimonial.

Pasadas las 22:00 horas, González Sabido pidió la cuenta y salió del establecimiento, pero en su estado no pudo manejar, por lo que las mujeres que lo acompañaron ese día lo llevaron en su auto hasta su casa.

Tambaleante, con la ayuda de Zaire Fabiola, Juana Yanhell y Dowaina, el hombre llegó hasta su cama.

“Zaire se subió arriba de él al nivel de estómago y Juana Yanhell y Dowaina con una almohada lo empezaron a asfixiar, en eso yo entro rápido al baño del mismo cuarto y no recuerdo qué hice, pero casi enseguida salí y les dije que se apuraran, es decir, que terminaran de matarlo.

“Me dirigí a la cocina, agarré un cuchillo de cocina, con cacha de color marrón y me dirigí nuevamente al cuarto; me acerqué donde se encontraba Pepín y, para asegurarme de rematarlo, le clavé el cuchillo en su pecho del lado izquierdo”.

El crimen se había consumado.

LA CAJA DE PANDORA

La historia, con sólo mencionarla, sigue causando asombro en la sociedad chetumaleña… El asesinato había sido detallado en el expediente por la misma Nikita.

Cansadas de los maltratos, aprovecharon la borrachera de Pepín y lo asfixiaron con una almohada, luego, ella le apuñaló el lado izquierdo del pecho.

Entonces el nombre de Martha Nikita se convertía en una leyenda. Todo lo hizo por su hija para defenderla de ese hombre que la obligaba a tener sexo con él, siendo una menor de edad.

El 1 de septiembre de 2007 una trabajadora doméstica de la casa de Pepín descubrió el cadáver.

El escándalo se desató y de inmediato las amantes ocasionales de Pepín fueron señaladas como sospechosas. Su búsqueda inició.

Marta Nikita fue capturada en un hotel de Cancún, y Dowaina Rossiel Novelo Medina en un centro nocturno de esta misma ciudad.

Pero su aprehensión solo destaparía una caja de pandora. Inicialmente, Nikita fue la única señalada por el homicidio.

Sin mayor preámbulo, ella confesó y dio detalles: tres mujeres más le habían ayudado.

Además, una red de pederastia y prostitución manejada por Pepín salió a la luz. Entre las víctimas estaba la misma Dowaina Rossiel Novelo Medina y la hija de Nikita.

“Estoy acusada y condenada por matar a un pedófilo, que abusaba de niñas y niños, entre ellos a mi hija”, contó ella misma a Luces del Siglo hace un año.

El nombre del entonces subprocurador de justicia del estado en la zona sur, Víctor Vivas Vivas, figuró como una de las personas que ayudó a las homicidas a huir, y de lo mismo se le acusó a Elder Antonio Vega Martinez, quien era editorial del Diario de Quintana Roo.

LA SENTENCIA

En marzo de 2009, año y medio después de haber confesado su crimen, Marta Nikita Spat Avilés fue llamada a la rejilla de prácticas.

A las 15:00 horas, en silencio, escuchó el veredicto: el juez segundo penal Daniel Esteban Farah Godoy le había dado una pena inconmutable de 18 años de prisión e impuesto una sanción de 52 mil pesos por la reparación del daño.

No había más… debía pagar por el crimen, pero no fue única.

Dowaina Rossiel Novelo Medina recibió un castigo de 1 años 4 meses en el Centro de Internamiento para adolescentes, y Victoriano Abel Lagos Sierra también fue sentenciado por deshacerse del arma homicida.

Doce años después del crimen, Marta Nikita realizó el trámite para pedir su libertad condicional, misma que le fue negada.

Fue hasta dos años después, el pasado 16 de septiembre, que pudo regresar con sus seres queridos. Obtuvo la libertad condicional y quedó bajo la tutela de su hijo.

Aunque tendrá que usar un brazalete electrónico y acudir al Cereso a firmar cada martes, ya se encuentra al lado de su familia a la que tanto añoraba volver a ver, luego de que sus visitas al Cereso se hicieron intermitentes debido a la pandemia.

“Daría todo por estar con mi familia; lo que oímos es cómo está la gente sufriendo aislamiento y la crítica situación económica porque no hay sueldos, al ser Quintana Roo un estado que vive del turismo. Eso puede generar más vandalismo”, manifestó hace un año a Luces del Siglo.

Te puede interesar: Hay cuatro carpetas de investigación por aborto en QR