‘A ver, trae a otros 40’; llenan huecos en evento de AMLO

277
A ver, trae a otros 40; llenan huecos en evento de AMLO
  • El Presidente López Obrador presumió a sus invitados el avance del aeropuerto y los llevó a cortar un listón dentro de lo que será la terminal de pasajeros.
BENITO JIMÉNEZ / AGENCIA REFORMA

ZUMPANGO, Edomex.- En medio de vientos y polvaredas, el presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró ayer la Feria Aeroespacial (Famex) en la terminal de pasajeros del Aeropuerto Felipe Ángeles, que aún se encuentra en construcción.

La Feria fue montada enfrente, donde están las nuevas instalaciones de la Base Militar de Santa Lucía.

Allá, en el Museo Militar de Aviación se colocaron exhibiciones y aviones de empresas y gobiernos que participan en la Famex.

Pero López Obrador presumió a sus invitados el avance del aeropuerto y los llevó a cortar un listón dentro de lo que será la terminal de pasajeros.

El templete se instaló a las afueras de la sala 10 de la Terminal, donde el presidente declaró inaugurada la Feria.

Personal de logística de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Fuerza Aérea y la Famex colocó 900 sillas.

Pero una hora antes del evento, esos lugares estaban vacíos. Ante el retraso de invitados, los espacios fueron ocupados por militares vestidos de civil.

“A ver, trae a otros 40 para ocupar los lugares de allá, en las orillas, movidos”, ordenó un coronel, quien era presionado por otros mandos para “tapar los huecos”.

Los militares fueron dotados de una bolsa con una manzana, agua y unas galletas.

La reunión del Nuncio Apostólico Franco Coppola con López Obrador en Palacio Nacional retrasó 38 minutos la ceremonia en Santa Lucía.

Esto permitió quitar a los militares de sección en sección y dar acceso a los invitados que llegaron tarde.

“Toda esta fila se levanta y se reporta con su mando”, ordenó con fibra el coronel. “Pasen a ocupar su lugar”, dijo después armable a los invitados.

Quienes ocuparon los asientos, en su mayoría eran encargados de instalar los stands de la feria y de explicar a los visitantes las bondades de sus productos o servicios.

La escena fue la misma durante 30 minutos. Los militares “invitados” se quitaban de una sección y se iban a otra, entre risitas.

“Oootra vez”, se bromeaban los soldados con atuendo de civil ante la presión de sus mandos por ocupar todos los lugares.

Hasta que casi el total de lugares fue rellenado con el personal asistente o directivos de empresas que participan en la Feria. Uno que otro soldado quedó como “tapa huecos”.

Adelante, se anunció, había asientos para gobernadores y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, pero sólo asistieron los mandatarios del Estado de México, Alfredo de Mazo, y de Hidalgo, Omar Fayad.

A la espera del presidente, con el sol a plomo, el Canciller Marcelo Ebrard entabló charla con el Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar.

La secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, hizo lo mismo con el gobernador hidalguense, y los agregados militares intercambiaron experiencias, lo mismo que embajadores de otros países.

A los funcionarios se les dotó de gorras azules con el emblema de la Famex, para mitigar los rayos solares.

Abajo, empresarios de aviación intercambiaron tarjetas y otros más se tomaron fotografías con la terminal del nuevo aeropuerto de fondo.

El presidente arribó en una camioneta tipo van, acompañado de los secretarios de la Defensa y la Marina.

Tras ensalzar el nuevo aeropuerto, por su bajo costo, calidad y construcción en menos tiempo, López Obrador cruzó palabras con el embajador Salazar, algunos empresarios y después regresó con los titulares de las Fuerzas Armadas.

En el corte de listón, el titular del Ejecutivo soltó el trozo de tela, que luego alzó frente al gobernador Fayad.

Tras la ceremonia, López Obrador recibió aplausos por la inauguración de la Feria.

Te puede interesar: Ofrece AMLO respeto a concesiones aeroportuarias