Critican manejo laxo de ajolotes

264
ajolotes
  • Los ajolotarios irregulares que proliferan en la zona chinampera de Xochimilco ponen en riesgo a la especie nativa del Valle de México.
EDUARDO CEDILLO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Lejos de ayudar a su conservación, los ajolotarios irregulares que proliferan en la zona chinampera de Xochimilco ponen en riesgo a la especie nativa del Valle de México, advirtieron especialistas.

En estos lugares, a los ajolotes se les pone en cautiverio en peceras pequeñas a las que los visitantes pueden acercarse libremente.

“Algunos ajolotarios que conozco se quieren ver como sitios de conservación, pero la mayoría de los casos son sitios de atracción turística”, explicó Luis Zambrano, investigador del Instituto de Biología de la UNAM.

“Creo que uno de los grandes errores que se han tenido es pensar que los ajolotarios son buenos para la atracción turística, cuando en realidad, si hubiese necesidad de tener ajolotes en cautiverio, debería de ser para la educación ambiental”.

Para asegurar que su operación es segura, este tipo de espacios requerirían ser certificados como Unidades de Manejo Ambiental. Sin embargo, las medidas que implementan distan de ser las adecuadas.

En redes sociales los ajolotarios Tlazocamati Tonantzin, en Cuemanco, y Tlaltenco, en Tláhuac, hacen promoción con imágenes y videos en los que se muestran ajolotes dentro de peceras de 40 litros translúcidas y con iluminación.

“Peceras de 100 litros, de 150 litros, en realidad es muy poco espacio para un animal. Es como una jaula para un tigre de Bengala”, dijo Zambrano.

“Por el simple hecho de verlos, de poderlos ver, me parece un desatino antropocéntrico y éticamente reprobable”.

De acuerdo con el experto, los ajolotes experimentan estrés por la proximidad de las personas, a las que identifican como posibles depredadores. Esta tensión, incluso, podría causarles la muerte.

Mientras en el centro de exhibición Tlaltenco ofrecen en adopción a los ejemplares a través de Facebook, los encargados de Tlazocamati explican en videos de sus redes que logran reproducir a los ajolotes y que consiguen de 200 a 400 huevos.

El anfibio se encuentra identificado bajo la categoría de peligro de extinción, por la Norma NOM 059 de la Semarnat.

De acuerdo con el Código Penal Federal, su tráfico, captura, posesión, trasporte o extracción del País conllevan una pena de uno a nueve años de prisión y el equivalente de 300 a 3 mil días multa.

En 1998 un censo de los canales de Xochimilco arrojó que había 6 mil ajolotes por kilómetro cuadrado, para 2013 y 2014 sólo se cuantificaban 32 ejemplares.

Te puede interesar: Adeuda luz el Sacmex y cierra atención a usuarios