Culmina James Bond una era llena de acción

336
Culmina James Bond una era llena de acción
  • Agradecido y feliz, Daniel Craig se despide del personaje de James Bond luego de cinco filmes; estrena esta semana ‘Sin Tiempo Para Morir’.
MARIO ABNER COLINA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante 15 años como intérprete de James Bond, Daniel Craig salvó al mundo, una y otra vez, a costa de su físico.

“Jamás me rompí un hueso. Me rompí todo lo demás, pero no los huesos”, dice Daniel Craig en una videollamada, y suelta una sonrisa. “Maltraté mi cuerpo”, agrega, honesto.

A menos que los productores lo obligaran a lo contrario, el actor británico corría por cornisas, saltaba a través de ventanas, peleaba sobre trenes o helicópteros.

Se quebró dos dientes en “Casino Royale” (2006) combatiendo villanos. En “Quantum” (2008), se rebanó la punta de un dedo y se destrozó un cartílago de un hombro en una secuencia aérea. Para “007: Operación Skyfall” (2012), se desgarró músculos de la pantorrilla.

Pide la Palabra

Cuando hizo “Spectre” (2015), se rompió el ligamento cruzado anterior. Y en “Sin Tiempo para Morir”, que llega a cines el miércoles y es su último filme como Bond, se lastimó el tobillo en una persecución.

El balance del sucesor de Sean Connery, Roger Moore, Timothy Dalton y Pierce Brosnan es un cuerpo vapuleado, pero una experiencia sin igual. En su informe final no caben las quejas.

“El trabajo, pienso, fue lo mejor de ser Bond”, valora. “El trabajar con gente extraordinaria, con los elencos, el crew. Colaboré con algunos de los mejores en la industria y ha sido un tremendo privilegio.

“No me acuerdo de lo peor, honestamente. Lo bueno siempre sobrepasa lo malo. No lo digo por decir, lo digo de verdad”.

Craig tenía 37 años cuando llegó al personaje, y ahora, 53. Era un actor de soporte y ahora una superestrella global: a espera de los resultados del quinto filme, sus películas han hecho casi 3 mil 200 millones de dólares en taquilla. Éxito total.

Sus últimos momentos como Bond, los vive como uno de esos martinis agitado, pero no revueltos, con satisfacción y nostalgia.

“Sí, es muy difícil decirle adiós a James Bond, pero creo que es tiempo de irme. Estoy realmente feliz, orgulloso, con todas las películas que hemos hecho y ésta, especialmente. Hicimos una más porque teníamos una historia que contar. Y creo que lo hicimos con éxito. Tengo emociones mezcladas”, confiesa.

Aventura post #MeToo

Tras dos entregas a cargo de Sam Mendes, Cary Fukunaga (“True Detective”) se puso al frente de “Sin Tiempo para Morir”. Su misión fue expandir la mitología del personaje, a la vez que cerrar cabos sueltos de las anteriores cintas.

Bond bajará la guardia y abrirá su corazón. Todavía lo atormenta el recuerdo de Vesper Lynd (Eva Green), quien lo traicionó, pero intenta amar a la psicóloga Madeleine Swann (Léa Seydoux). Para protegerla, incluso se retira del MI6.

“Creo que el centro del filme es la historia de amor entre Madeleine y James Bond. Es una película de Bond más romántica”, adelanta la actriz francesa.

Un Bond ocioso y lejos de la adrenalina, sin embargo, es impensable. Safin (Rami Malek), un brutal villano, emergerá para poner en jaque al héroe, su mundo, y al planeta entero.

En la narrativa interna, pasaron cinco años desde “Spectre” hasta aquí, y eso se verá reflejado. La sociedad cambió y empoderó a las mujeres. La productora Barbara Broccoli describió el filme como una aventura Bond post #MeToo, y Seydoux concuerda.

“Era tiempo de tener personajes femeninos fuertes que no son vistos sólo desde una perspectiva masculina. Esta ocasión no tenemos la clásica escena con el traje de baño. Mi personaje es real, con imperfecciones, y podemos entender su psicología”, señala.

CDMX lo marca

Una persecución en una CDMX que celebra Día de Muertos fue la protagonista de la secuencia inicial del filme. Craig la valora entre las más alucinantes de su tiempo como James Bond.

“Esa secuencia inicial se la debemos al trabajo duro de todos, especialmente del crew mexicano. Y se lo debemos a la gente (mexicana), ellos hicieron la escena. Por eso funcionó maravillosamente.

“Fueron muy pacientes, llenos de energía y entusiastas. Hace unos días volví a ver la secuencia y me siguió pareciendo espectacular”, evoca Craig.

Te puede interesar: Brillan mexicanos en apertura de museo de EU