A 30 años de la muerte de Miles Davis, ícono del jazz

383
A 30 años de la muerte de Miles Davis, ícono del jazz
  • Hace 30 años murió Miles Davis, considerado una figura influyente del jazz, por lo que recordaremos su vida y te recomendamos una playlist.
RODOLFO G. ZUBIETA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Miles Davis, considerado como una de las figuras más influyentes, importantes e innovadoras del jazz en la historia, falleció el 28 de septiembre de 1991, dejando un enorme vacío en el género y en la industria en general. A 30 años de su partida, hacemos un recorrido por su historia, su turbulenta vida y te proponemos una lista de temas para que armes una playlist que te acercará más a la mente de este genio trompetista.

El nacimiento de lo Cool

Miles Dewey Davis III, que nació el 26 de mayo de 1926, es considerado, hasta la fecha, uno de los músicos, trompetistas, directores de orquesta y compositores estadounidenses más aclamados de la historia, además de una de las figuras más influyentes y aclamadas de la historia del jazz y la música del Siglo XX.

Oriundo de Alton, Illinois, y criado en East St. Louis, Davis abandonó su ciudad natal para estudiar en la afamada escuela Juilliard, en Nueva York, antes de abandonar y hacer su debut profesional como miembro del quinteto de bebop del saxofonista Charlie Parker, entre 1944 y 1948.

Poco después, grabó las sesiones de “Birth of the Cool” para Capitol Records, que fueron fundamentales para el desarrollo del jazz en esta etapa de la historia. A principios de la década de 1950, Davis grabó algunas de las primeras músicas de “hard bop” mientras estaba en Prestige Records, aunque lo hizo sin tanto conocimiento de sí mismo, pues se encontraba en una de las peores etapas de su adicción a la heroína.

Tras una actuación ampliamente aclamada en el Festival de Jazz de Newport en 1955, firmó un contrato a largo plazo con Columbia Records y grabó el álbum “Round About Midnight”, en 1957. Éste fue su primer trabajo con el saxofonista John Coltrane y el bajista Paul Chambers, miembros clave del sexteto que dirigió a principios de la década de los años 60.

Durante este periodo, alternó colaboraciones de jazz orquestal con el arreglista Gil Evans, como “Sketches of Spain” (1960), con influencia musical española, y grabaciones de bandas, como Milestones (1958) y “Kind of Blue” (1959). Esta última grabación sigue siendo uno de los álbumes de jazz más populares y vendidos de todos los tiempos, habiendo vendido más de 5 millones de copias sólo en EU.

Davis hizo varios cambios de formación mientras grababa “Someday My Prince Will Come” (1961), sus conciertos de Blackhawk de 1961 y Seven Steps to Heaven (1963), un gran éxito donde presentó al bajista Ron Carter, al pianista Herbie Hancock y al baterista Tony Williams. Tras agregar al saxofonista Wayne Shorter a su nuevo quinteto en 1964, Davis hizo que el conjunto fuera pionero del género “post-bop”.

A lo largo de la década de 1970, experimentó con rock, funk, ritmos africanos, música electrónica y una formación de talentos en constante cambio, incluido el tecladista Joe Zawinul, el baterista Al Foster y el guitarrista John McLaughlin.

Este periodo, que comenzó con el álbum de estudio de Davis de 1969, In a Silent Way, y concluyó con el concierto Agharta, grabado en 1975, fue el más controvertido de su carrera, pues desafió a muchos nombres importantes en el jazz.

Su disco de 1970, “Bitches Brew”, que vendió también millones de copias, ayudó a un resurgimiento en la popularidad del género con la fusión del jazz a medida que avanzaba la década de los 70 e iniciaba la de los 80.

Después de un retiro de cinco años debido a problemas de salud, Davis reanudó su carrera en la década de 1980, empleando músicos más jóvenes y sonidos pop en álbumes como “The Man with the Horn” (1981) y “Tutu” (1986). Los críticos a menudo no eran receptivos, pero estos años le valieron a Davis su más alto nivel de reconocimiento comercial.

Realizaba conciertos con entradas agotadas en todo el mundo, mientras se diversificaba en otras áreas como artes visuales, cine y televisión, antes de su muerte en 1991 por los efectos combinados de un derrame cerebral, neumonía e insuficiencia respiratoria.

En 2006, Davis fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll, que lo reconoció como “una de las figuras clave en la historia del jazz”. La revista Rolling Stone lo describió como “el trompetista de jazz más venerado de todos los tiempos, sin mencionar uno de los músicos más importantes del siglo XX”.

Sus problemas emocionales

Después de regresar de París a mediados de 1949, Davis se deprimió y se vio con poco trabajo. Se atrasó varios meses en su renta y perdió su coche. Todos estos problemas crecieron debido a que su consumo de heroína en esta época se convirtió en una adicción costosa. El músico todavía no cumplía los 24 años.

En agosto de 1950, después de que su esposa, Irene Cawthon, diera a luz al tercer hijo de Davis, Miles IV, el músico abandonó a toda su familia. Mientras estuvo de gira con Billie Holiday, fue arrestado por posesión de heroína en Los Ángeles. La historia salió en la revista DownBeat, lo que hizo que le dieran menos trabajo; fue absuelto semanas después.

Davis apoyó su hábito de heroína, alcohol y cocaína tocando música y viviendo la vida al máximo, contratando prostitutas y recibiendo dinero prestado de sus amigos. En 1953, su adicción comenzó a afectar su forma de tocar y se hizo pública en una entrevista de DownBeat con Cab Calloway. En septiembre de 1953 decidió mudarse con su padre, donde se concentró en tratar su adicción.

Tras finalmente erradicar las drogas de su día a día, en febrero de 1954, Davis regresó a la ciudad de Nueva York, sintiéndose bien, mental y físicamente. Dos de los discos que hizo después de este periodo, Miles Davis Quartet y Miles Davis Volume 2, los consideró siempre “muy importantes” porque sintió que sus actuaciones fueron particularmente fuertes y sobre todo, libres de sustancias tóxicas.

A lo largo de su carrera, Davis se ganó la reputación de ser frío, distante y explosivo, además que siempre mostró desprecio por la crítica y la prensa en general.

El jazz de luto

A inicios de septiembre de 1991, Davis se registró en el Hospital St. John’s cerca de su casa en Santa Mónica, California, para realizarse estudios médicos de rutina. Los doctores sugirieron que le implantaran un tubo traqueal para aliviar su respiración después de repetidos episodios de neumonía bronquial.

Esto provocó un arrebato en Davis que condujo a una hemorragia intracerebral seguida de un coma. Después de varios días con soporte vital, el astro murió el 28 de septiembre de 1991 en brazos de su pareja, la escultora Jo Gelbard. El músico tenía apenas 65 años. Su muerte se atribuyó a los efectos combinados de un accidente cerebrovascular, neumonía e insuficiencia respiratoria.

Según sus familiares, Davis (quien padeció varios años de diabetes) estaba tomando azidotimidina, un tipo de fármaco antirretroviral utilizado para el tratamiento del VIH y el SIDA, durante sus tratamientos finales en el hospital.

Un funeral solemne se llevó a cabo el 5 de octubre de 1991 en la Iglesia Luterana de San Pedro en Lexington Avenue, en Nueva York, al que asistieron alrededor de 500 amigos, familiares y colegas. Fue sepultado en el cementerio Woodlawn en el Bronx, Nueva York, con una de sus trompetas, cerca del sitio de la tumba de Duke Ellington.

En el momento de su muerte, la herencia de Davis estaba valorada en poco más de 1 millón de dólares. En su testamento, Davis dejó el 20 por ciento a su hija Cheryl Davis; el 40 por ciento a su hijo Erin Davis; 10 por ciento a su sobrino Vincent Wilburn Jr., y 15 por ciento cada uno a su hermano Vernon Davis y a su hermana Dorothy Wilburn.

Excluyó a sus hijos Gregory y Miles IV. Actualmente, el valor de su fortuna asciende a los 19 millones de dólares, de acuerdo con el portal  Celebrity NetWorth.

Único en su tipo

En el momento de su muerte, la herencia de Davis estaba valorada en poco más de 1 millón de dólares. En su testamento, Davis dejó el 20 por ciento a su hija Cheryl Davis; el 40 por ciento a su hijo Erin Davis; 10 por ciento a su sobrino Vincent Wilburn Jr., y 15 por ciento cada uno a su hermano Vernon Davis y a su hermana Dorothy Wilburn.

Excluyó a sus hijos Gregory y Miles IV. Actualmente, el valor de su fortuna asciende a los 19 millones de dólares, de acuerdo con el portal  Celebrity NetWorth.

  • “Kind of Blue” sigue siendo el álbum de jazz más vendido de todos los tiempos. El 5 de noviembre de 2009, el representante estadounidense John Conyers patrocinó una medida en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos para conmemorar el 50 aniversario del álbum. La medida afirmaba que el jazz era un tesoro nacional.
  • La trompeta que Davis utilizó en varias grabaciones se encuentra en el campus de la Universidad de Carolina del Norte, en Greensboro, donde existe el Programa de Estudios de Jazz Miles Davis.
  • En 1986, el Conservatorio de Nueva Inglaterra otorgó a Davis un doctorado honoris causa por sus contribuciones a la música.
  • A lo largo de su carrera, la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación le entregó ocho premios Grammy, un premio Grammy Lifetime Achievement Award y tres premios Grammy Hall of Fame.
  • Desde 2005, el Comité de Jazz de Miles Davis ha celebrado un Festival de Jazz anual en su honor.
  • Ese mismo año se llevó a cabo una exposición en Londres de sus pinturas (era un pintor prolífico).
  • En 2015 se erigió una estatua de él en su ciudad natal, Alton, Illinois.
  • El 27 de mayo de 2016, el pianista y productor Robert Glasper lanzó un álbum tributo titulado Everything’s Beautiful, que presenta 11 reinterpretaciones de canciones de Davis.
  • En 2018, el rapero estadounidense Q-Tip interpretó a Miles Davis en una producción teatral, My Funny Valentine. El músico ya había dado vida previamente a Davis en 2010.

Te puede interesar: El Museo de la Academia de Cine cautivará en Hollywood