Miden pobreza sin tomar en cuenta ingresos por remesas

197
Miden pobreza sin tomar en cuenta ingresos por remesas
  • Cemla explicó que hay indicadores que ilustran cómo la medición de la pobreza es incorrecta y está sobrestimada a nivel nacional y estatal.
CHARLENE DOMÍNGUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La contribución de las remesas ha sido ignorada en la medición de pobreza de México, por lo que no se sabe la magnitud real de ésta, apuntó el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla).

La Encuesta Nacional de Ingreso-Gasto de los Hogares (ENIGH) que recaba el Inegi subestima los ingresos y gastos de los hogares, con lo que la medición del Coneval resulta en una fuerte sobrestimación de la pobreza, apuntó.

El problema de subestimación de los ingresos de los hogares de la ENIGH es más severo en el caso de las remesas que recibe México del exterior y dicha deficiencia estadística es todavía mayor al analizar ese rubro de ingresos en los estados mexicanos, añadió el Centro en su nota de remesas de septiembre.

Pide la Palabra

Cemla explicó que hay indicadores que ilustran cómo la medición de la pobreza es incorrecta y está sobrestimada a nivel nacional y estatal.

Uno de ellos es el de remesas. En 2020, según Banxico, se captaron 40 mil 601 millones de dólares por este concepto.

Pero la ENIGH 2020 marcó como ingreso anual de otros países sólo 2 mil 769 millones de dólares, dejando fuera 37 mil 832 millones de dólares que seguramente elevaron los niveles de vida de millones de hogares, expuso.

“A la ENIGH se le escapó el 93.2 por ciento del ingreso del país por remesas, de manera que su contribución a aliviar la pobreza ha sido prácticamente ignorada en la medición del Coneval”, aseveró.

El problema de ignorar las remesas en la medición es más grave a nivel estatal y en aquellas entidades que son las principales receptoras y que sobresalen por su reducido producto per cápita, advirtió.

Otro aspecto es que el ingreso total de los hogares en las ENIGH 2016, 2018 y 2020 fue en promedio 37 por ciento del ingreso disponible derivado de las cuentas nacionales.

Por tanto, el ingreso promedio de un hogar fue en promedio 2.7 veces del que se consideró en la medición de la pobreza, lo que redundó en una sobrestimación del número de pobres.

En esos mismos tres años, añadió, el gasto de los hogares equivalió a 28.9 por ciento del consumo privado; de esa manera, el nivel de consumo promedio fue 3.4 veces mayor del que se consideró en los indicadores del Coneval.

Te puede interesar: ‘Desnuda’ SAT a empresas ante clientes