NIDO DE VÍBORAS

505
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

EL TRIUNFO de Mara Lezama Espinosa como alcaldesa del municipio de Benito Juárez por un segundo periodo de tres años y la interpretación de que éste es su pase automático a la candidatura de Morena para la gubernatura en 2022, tiene bajo el efecto de la embriaguez a varios de sus colaboradores quienes, o ya se ven ocupando un cargo en el Palacio de Gobierno de Chetumal o de plano les ha dado por armar —como en quiniela— su propuesta de gabinete legal y ampliado.

ENTRE estos últimos se ha visto últimamente reunidos en team back al coordinador de asesores Jorge Aguilar Osorio, al secretario técnico Hugo Alday Nieto y al director general de obras públicas Salvador Diego Alarcón formulando ternas y proponiendo nombres para ocupar las dependencias y organismos del gobierno de estado, desatando con ello mofas entre los trabajadores del ayuntamiento que por lo pronto ya los bautizaron como “los tres chiflados”. 

OTRO que está que no cabe de regocijo es el síndico municipal y dirigente estatal del Partido Verde Ecologista, Pablito Bustamante Beltrán, para quien sólo es cuestión de trámite la designación de Mara Lezama como la candidata a la gubernatura pues asegura que es un acuerdo nacional previamente establecido entre las dirigencias nacionales de Morena y el partido del tucán, y que eso no lo deshace ni Rafael Marín Mollinedo quien en las últimas semanas ha sido mencionado como el candidato morenista para la gubernatura. 

Pide la Palabra

PERO si alguien no tiene seguro su cargo, es el propio Pablito a quien un grupo de abogados contratados por el empresariado local busca impugnar su nombramiento como síndico municipal al enfrentar una denuncia penal por haber participado en el despojo de departamentos de lujo a través de una organización comandada por la señora Erika García Deister, mamá de su amigo, correligionario y diputado Gustavo Miranda García. 

MÁS VALDRÍA que la alcaldesa diera un manotazo en el escritorio y que pusiera a todos sus colaboradores a cumplir sus funciones en vez de andarle jugando al futurismo político, ya que del resultado del trabajo que se observe en los próximos meses, con acciones contundentes de acabar con la corrupción y la impunidad, dependerá que los habitantes la vean como una opción viable para gobernar el estado. Así que a jalar duro y tendido.  

***

QUIEN está montado en su macho y simplemente quiere seguir viviendo del presupuesto público cuando menos otros seis años, para cumplir 18, es el hasta hace un mes magistrado numerario Fidel Villanueva Rivero que recurrió a la justicia federal para que lo reinstale en el cargo luego de que sus compañeros del pleno del Tribunal Superior de Justicia en el estado votaron por mayoría un acuerdo para aplicarle el “retiro forzoso” que establece la Constitución del Estado de Quintana Roo. 

SEGÚN Fidel esta disposición es inconstitucional porque viola su “derecho a la inamovilidad” adquirido y no renunciable que garantiza la Constitución federal, argumento que pretendió hacer valer a través de un juicio de amparo, pero no tuvo éxito porque el juez que analizó el caso avaló el contenido de la ley local que establece que los magistrados numerarios durarán en su encargo un periodo de seis años y podrán ser reelectos por una sola vez, por un periodo de igual duración, sumando 12 años, al final de los cuales deberán retirarse de manera forzosa.

EL JUICIO de amparo no está resuelto en definitiva por lo que seguiremos viendo al ex magistrado combatiendo la decisión de sus compañeros, quizás no tanto por retornar al cargo en sí sino por la inmunidad que le proporciona el mismo para no enfrentar una orden de aprehensión que existe en su contra por su participación en actos de corrupción. Hasta ahorita ambas batallas las lleva perdidas ante la justicia federal, pero es seguro que buscará defenderse como gato boca arriba.

@Nido_DeViboras