NIDO DE VÍBORAS

561
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

COMENZÓ el segundo periodo de tres años de la administración en el municipio de Benito Juárez y con ello las grandes sorpresas para los cancunenses que estarán representados en el cabildo por personajes sin preparación profesional ni oficio previo en el servicio público, salvo algunas excepciones. Para empezar, resulta que, de los 15 regidores, sólo diez cuentan con estudios de nivel licenciatura, aunque la mayoría de ellos no se ha empleado para la profesión que estudió o ni siquiera han tenido un empleo formal.

COMO si eso no fuera suficiente ya para estar en alerta de lo que nos espera a los habitantes con estos “representantes” y sus pobres perfiles durante los próximos tres años, se inició el reparto de Comisiones del cuerpo edilicio cuya misión principal es coadyuvar en el ejercicio de un buen gobierno municipal para satisfacer las necesidades de la sociedad. Estas Comisiones se integran con un Presidente, Secretario y tres vocales quienes tienen la obligación de sesionar para estudiar y emitir Dictámenes de diferentes áreas a fin de que se ejecuten mediante ordenamientos aprobados por el pleno del Ayuntamiento.

SALVO el caso de las comisiones de Gobierno, Régimen Interior y Anticorrupción que por ley le toca encabezar a la presidenta municipal, así como la de Hacienda, Patrimonio y Cuenta que competen al síndico, el resto se reparten dando preferencia a los integrantes de la planilla ganadora quienes asumen las de mayor importancia mientras que las de menor importancia se asignan a los regidores que llegaron al cargo por la vía de representación proporcional, sin importar que los presidentes tengan o no el conocimiento ni la experiencia para encabezarlas. 

PARA esta ocasión se observan dos asignaciones que se antojan complicadas, por ejemplo, para la Comisión de Seguridad Pública que generalmente la asume el Primer Regidor, hoy se le otorgó a Alma Elena Reynoso Zambrano, quien llegó por la vía de representación proporcional y no tiene el contexto local porque viene de ser regidora del Ayuntamiento de Torreón. Y el otro caso es la Comisión de Desarrollo Urbano y Transporte, que se dejó en manos de Samuel Mollinedo Portilla, un joven con estudios de preparatoria que nunca ha tenido un trabajo formal.

EN ESTA última Comisión se deben estudiar y dictaminar temas muy sensibles y de gran importancia para la comunidad y resulta preocupante que se la hayan asignado a una persona sin preparación ni experiencia profesional. Los otros regidores que apenas cursaron el grado de preparatoria son: Pablo Gutiérrez Fernández, Jorge Sanen Cervantes y Miguel Ángel Zenteno Cortés, los tres fueron reelectos con más sombras que luces en su desempeño y encabezan a partir de ya las Comisiones de Educación Cultura y Deporte; Desarrollo Social, Participación Ciudadana y Derechos Humanos; así como Obras y Servicios Públicos, respectivamente.

@Nido_DeViboras