Inicia recuperación de turismo en Cuba

517
Inicia recuperación de turismo en Cuba
  • El principal polo de turismo de Cuba comenzó una gradual flexibilización de la movilidad y las medidas de confinamiento contra el Covid-19.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

LA HABANA, CUBA.- Varadero —el principal polo de turismo de Cuba— comenzó una gradual flexibilización de la movilidad y las medidas de confinamiento contra el Covid-19, al tiempo que se prepara como todo el país para la anunciada apertura (el 15 de noviembre) de sus fronteras, con la cual se espera traer un poco de aire fresco a la asfixiada economía nacional y a las finanzas personales de los cubanos.

Ya no es el pueblo fantasmal o el paraíso desierto que se veía al inicio del año cuando todo estaba cerrado. Ahora muchos de los residentes y trabajadores del sector en Varadero —y en general en toda la isla— tratan de hacer un equilibrio entre la necesidad de recibir a los vacacionistas y el cuidado que deben tener ante el temor de un rebrote como el que sacudió a la nación caribeña por diez meses y puso al borde del colapso a su sistema de salud.

“Llevaba muchos meses sin trabajar, sintiéndome horrible”, dijo Lizet Aguilera a la agencia AP, una tejedora de 55 años que hace dos semanas reabrió su puesto de souvenirs tras 16 meses y para quien retornar a su actividad fue “un paso muy grande” por el temor de infectar a su familia, aunque también bajo la presión de “generar ingresos” para contribuir con los suyos.

“Cuando llego a mi casa antes de saludar a nadie me voy a dar un baño”, señaló.

De los 5 mil artesanos que hay en Varadero sólo 50 pudieron volver a exponer y ofertar sus producciones por ahora, aunque poco a poco se irán sumando los otros, explicó esperanzado Richard Martín, cuyo céntrico punto de venta es paso obligado de los pocos turistas que van llegando, principalmente canadienses y rusos.

“Fue muy difícil. La necesidad, el miedo, la escasez”, dijo Martín. “Tenemos confianza en la vacuna. Lo que nos queda es abrir, demostrar que sí funciona”.

Otros trabajadores aseguraron que habían gastado todos sus ahorros en estos meses o paralizado sus planes familiares en medio del contexto de la crisis económica cubana ocasionada por una mezcla de baja productividad —anterior a la pandemia—, las limitaciones por el Covid-19 y un incremento de las sanciones estadounidenses que golpeó a todos los sectores, pero en especial al turismo, un motor para la isla caribeña.

Ubicado a 150 kilómetros al este de la capital, Varadero es un poblado de 6 mil habitantes al que cada día llegaban también residentes en las vecinas localidades de Cárdenas, Boca de Camarioca o la propia Matanza para atender a los 60 hoteles instalados en sus 22 kilómetros de cristalinas playas a las que antes del virus venían hasta unos 30 mil turistas diarios.

Te puede interesar: Ataca virus a estados con alta tasa de vacunación