Conquistan calidad de vida habitantes de la Región 237

265
Conquistan calidad de vida habitantes de la Región 237
  • Salud, techo, drenaje, calles, transporte, seguridad pública, telefonía e internet, fueron las demandas de los habitantes de la Región 237 en todo el tiempo de indiferencia.
EMILIANO GALLO

CANCÚN, Q. ROO.- Los ciudadanos de la Región 237 de Cancún ya ganaron la batalla contra el abandono gubernamental que durante 15 años los condenó a subsistir con los mínimos servicios públicos (agua, luz y alumbrado público) por estar considerados como habitantes de “colonia irregular”. 

Salud, techo, drenaje, calles, transporte, seguridad pública, telefonía e internet, fueron sus demandas en todo este tiempo de indiferencia oficial hasta que lograron convertirlo en realidad casi al cierre de 2020, y por esa proeza obtuvieron el Premio Nacional de Contraloría Social 2021.

Convertidos en auditores sociales, esa figura empoderada por el gobierno de la Cuarta Transformación, se organizaron en comité para exigir instalación del sistema de drenaje y alcantarillado; calles pavimentadas, iluminadas, con infraestructura urbana para garantizar seguridad y se convirtieron en supervisores en todo un proceso de trámites, que poco a poco fueron obligando prácticamente a diferentes autoridades de los tres niveles de gobierno para que les autorizaran tres obras de un jalón para esta colonia popular, ubicada a menos de diez kilómetros de la zona hotelera de Cancún. 

Simplemente los vecinos se la creyeron y le agarraron la palabra al presidente Andrés Manuel López Obrador de que “el pueblo pone y el pueblo quita” y se involucraron con las autoridades municipales, encabezadas por Mara Lezama Espinosa, para supervisar la ruta de los diferentes trámites administrativos, desenredar lo que se iba anudando, vigilar la adecuada aplicación de los recursos, desde los concursos de licitación hasta la conclusión de la obra, para verificar que al final se cumplieran las especificaciones de calidad de los proyectos originales.

Los vecinos se sacudieron la apatía para ir empujando a las autoridades de los tres niveles de gobierno, tanto en la solicitud de recursos federales como en la adecuada aplicación de los mismos por los gobiernos estatal y municipal, para que se cumplieran las obras hace casi un año, en octubre de 2020, mes histórico para los vecinos porque pudieron ver su colonia con servicios integrales: sistema de drenaje, agua potable, banquetas, calles pavimentadas, iluminadas, vialidades urbanas, con acceso al transporte público, telefonía e internet. 

Su proeza les hizo ganar además el Premio Nacional de Contraloría Social 2021 organizado por la Función Pública Federal, con la orientación y seguimiento de autoridades estatales y municipales, específicamente de la titular de la Contraloría Municipal, Reyna Arceo Rosado, quien las guio de cerca en todos los trámites para no tener trabas.   

Pide la Palabra

En todo el tiempo que permanecieron olvidados, diferentes candidatos a presidentes municipales, diputados y gobernadores pasaron por la región para pedir el voto de los ciudadanos con la falsa promesa de que les ayudarían. Eso no los doblegó, cada que se les atoraba un trámite, buscaban las diferentes vías de solución para seguir avanzando, nunca cedieron ni cuando se toparon con el argumento de que no se podía hacer nada porque eran “colonia irregular”, hasta que doblegaron esa falsa imagen. 

A través del informe ejecutivo de la solicitud para participar, y ganar, en el concurso del Premio Nacional de Auditoría Social 2021, bajo el título “Una Colonia de Acciones Concretas: Reg. 237”, los vecinos narran su experiencia con el fin de alentar a los comités vecinales de otras colonias para que se organicen y luchen hasta conseguir que se les cumplan sus necesidades en servicios públicos. 

La presidenta del comité vecinal, Rosa Elvira Llanes Contreras, es la autora de este informe ejecutivo que introduce en el tema:    

“Somos el Comité de Vecinos de la Colonia Ampliación 237, que a partir del 5 de octubre de 2005 algunos recibimos nuestros terrenos ubicados en la 237, mismos que me fueron entregados, entonces, por el Infovir, quienes nos dotaron de los servicios de agua potable, luz eléctrica y alumbrado público. 

“Derivado de la necesidad de carecer de los servicios de drenaje, pavimentación, transporte público, telefonía e internet, cada día fue muy complicado vivir en este lugar, ya que algunos vecinos a falta de drenaje desechaban sus aguas negras en la calle o en el manto freático, el polvo en la calle provocaba enfermedades gastrointestinales, asma, infecciones en nuestros niños, y el transporte público (taxis) se negaban a entrar a nuestra colonia por falta de carreteras o vialidades y al querer solicitar los servicios de telefonía e internet las empresas alegan que su servicio no abarcaba esa zona y que no podríamos contratar, todo esto por ser una colonia irregular (considerada de esa manera por carecer de servicios)”.

Su lucha legal y administrativa se documentó desde la época en que el priista Paul Carrillo de Cáceres encabezó la presidencia municipal de Benito Juárez y Roberto Borge era gobernador, siguieron en el olvido con el trienio de Remberto Estrada Barba, hasta que encontraron la coyuntura y fueron escuchados por el gobernador Carlos Joaquín y la alcaldesa Mara Lezama para hacer lo que le correspondía a cada quien para contribuir a que su solicitud pudiera convertirse en realidad.

Las obras consisten, una, en la instalación de la red de drenaje con presupuesto de 11 millones 243 mil 367 pesos; dos, la construcción de pavimentos, pozos de absorción y señalización, por 13 millones 051 mil 745 pesos; por último, construcción de guarniciones y banquetas, 3 millones 849 mil 539 pesos. 

Los ciudadanos organizados movieron todo un ejército de personal de diferentes dependencias públicas, entre federales, estatales y municipales, para valorar el perfil del comité vecinal: la Dirección General de Desarrollo Social, Dirección de Programas Sociales, Dirección General de Obras Públicas, Dirección General de Planeación Municipal, así como representantes de la Secretaría de la Contraloría del Estado y de la Contraloría Municipal. 

Una de las acciones prioritarias del comité vecinal, explica su presidenta, era el compromiso de vigilancia así que una estrategia fue la de hacer roles y turnos, “es una de las principales funciones de todo comité”. Por ello, participaron en la capacitación que las distintas autoridades brindaron a los Comités de Contraloría Social para estar actualizados e informados.

“Los vecinos de la Región 237 estamos convencidos de que, si en otros comités se hiciera lo mismo, que quizá sí lo hacen, la visión de la vida cotidiana en cuanto al trabajo sería más llevadera. Ponemos estas fotografías no con el afán de ser reconocidos sino con el fin de ser testimonio e inspirar a otros a hacerlo sin ningún interés que no sea el de ayudar. Creemos que también esto es parte de un comité no como una obligación sino como una convicción de hacer lo correcto”, comparten.   

“El beneficio que hemos tenido como habitantes después de concluidas las obras, ha sido impactante, ver el antes y el ahora realmente emociona, hoy por hoy todas las necesidades que teníamos han sido subsanadas en su totalidad, ya que pudimos conectarnos al drenaje, los taxis ya pueden entrar a la colonia empezaron a darnos servicios de telefonía e internet, y dejamos de respirar polvo, el acceso de nuestros vehículos ya es más fácil y que nuestros niños dejarán de enfermarse con tanta contaminación”, explican los habitantes.

Te puede interesar: Explotó ‘Posadas’ caudal sin permiso