NIDO DE VÍBORAS

424
NIDO-NATIVISTAS-P

POR KUKULKÁN

SI TODO resulta como está programado, este jueves 14 estará en Cancún el presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática, Jesús Zambrano Grijalba, para anunciar su disposición a formar una gran alianza con el PAN y el PRI para competir por la gubernatura contra la candidata o candidato que elija Morena en enero entrante. Su postura y su condición de sexta fuerza electoral en el estado, sientan a negociar a un dirigente más amigable, ante la disyuntiva de sumar o morir.

CONTRA el discurso incendiario del dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, de que podrían solitos con su candidata la senadora Mayuli Martínez Simón confirmar el triunfo en Quintana Roo, ganado hace cinco años en una alianza con el PRD, contra la maquinaria electoral del entonces gobernador Roberto Borge Angulo que hicieron todo por imponer al candidato priista Mauricio Góngora Escalante. 

EL PROPIO Secretario de Gobierno del Estado de Quintana Roo, el priista Arturo Contreras Castillo, es categórico cuando reconoce que solos no le van a ganar al candidato o candidata de Morena, tienen que ir con una alianza. Y pone las condiciones para todo el que aspire a ser candidato a gobernador:  

Pide la Palabra

“PRIMERO, que un partido político te postule, sobre todo una coalición fuerte, porque difícilmente un solo partido puede triunfar en estos tiempos. Segundo, que tengas una buena propuesta, un proyecto que convenza, la gente quiere respuestas, no discursos. Y tercero, el más importante, que la ciudadanía crea en ti y te respalde”.

PARA que las dirigencias nacionales de PRI, PAN y PRD lleguen al acuerdo de formar alianzas en las seis gubernaturas que estarán en disputa en 2022, tendrán que tejer muy fino y desde luego importará quién será el candidato o candidata idónea para vencer a quien Morena vaya a postular. En un hipotético escenario en que Mara Lezama fuera la candidata por Morena y Marybel Villegas rompiera con el gobierno de la 4T, el PRD no vería mal en postular a la senadora como la candidata de la alianza, pero el PAN no está de acuerdo y el PRI todavía no sabe cuál será su postura. 

EL NATIVISMO se resiste a entregar el poder, nada más así porque sí, después de 47 años de mantener el control político del gobierno del estado, pero adolece de cuadros políticos para disputar la gubernatura, aunque comienzan a sumarse en torno a Arturo Contreras que de plano ya dijo que aspira a “ser factor en mejorar al Estado que me vio nacer. La ciudadanía dirá cómo y dónde”.

LAS ASPIRACIONES de Arturo Contreras fueron estimuladas por la vieja clase política del PRI que ve en él a un cohesionador de la fuerza priista disgregada por pugnas entre grupos internos. Villanuevistas, hendricksistas, felixistas, borgistas y joaquinistas, lo apoyan de forma incondicional. Pero si la equidad de género decide postular a una mujer, en la que piensa la clase política es en la panista Alicia Ricalde Magaña, quien sin hacer campaña desde hace más de una década, es reconocida por la población del norte y del sur de la entidad. 

EN CASO de que la alianza se forme, los partidos logren consenso para la designación del candidato o candidata y ganen la elección, la acendrada clase política de Quintana Roo conservaría otros seis años en poder bajo el mando de oriundos de Quintana Roo, pero de perder podría significar la puntilla al ininterrumpido periodo de dominio local cuyos retos serán romper los estigmas de nativistas y fuereños e implementar un gobierno unificador para salir adelante como estado.

@Nido_DeViboras