Madres: Amenaza paranormal

366
Madres: Amenaza paranormal
  • Encabezan Tenoch Huerta y Ariana Guerra tercera entrega del serial ‘Welcome to the Blumhouse’, con el relato titulado ‘Madres’.
JUAN CARLOS GARCÍA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Al llegar a un pequeño y modesto pueblo de California, Beto (Tenoch Huerta) y Diana (Ariana Guerra) quieren cumplir sus sueños y metas para darle un mejor futuro al bebé que están esperando, sólo que no cuentan con que en esa comunidad suceden cosas extrañas, de eso trata Madres, el relato fílmico que forma parte de la serie Welcome to the Blumhouse.

La producción de Amazon Prime Video, y en el que la joven pareja pone de manifiesto el choque cultural de lo que es ser un migrante en una comunidad donde supuestamente debe haber conexión, apoyo y, además, sucesos paranormales.

El compendio de relatos integra a Bingo Hell y Black as Night; la tercera entrega es Madres, dirigida por Ryan Zaragoza y en la que también actúa Elpidia Carrillo como Anita.

“Yo jamás le juego al vivo, cuando está el guion pregunto qué si se puede y qué no puede ser modificado. Pregunto mucho, y ciertos rasgos o ademanes que en México tienen un sentido, pensarlos para traducirlos, depende de preguntarle al director. Proponer con Ryan, platicar con Ariana hicimos mucha colaboración”, platica Huerta en entrevista.

Mientras Beto es bilingüe, Ariana solo habla inglés y eso la orilla a ser víctima de críticas por la comunidad hispana más próxima.

Pero lo difícil no es sólo eso, sino las inquietantes situaciones de suspenso y terror que vive la protagonista cuando tiene visiones y advertencias. Le dicen que está maldita, y casi a punto de dar a la luz entra en pánico.

“La hostilidad, el reclamo, no nada más es de Estados Unidos, en México y América Latina hacen exactamente lo mismo y no es de épocas, es cíclico y se repite.

“No ¡qué chingados! La lección no se aprende. La bondad, la maldad, la estupidez, la culerez, no es patrimonio ni de una etnia ni de una nación, ojalá hubiéramos aprendido algo, pero parece que no y aquí lo vemos todo se repite”, observa el actor de Narcos: México y Blue Demon.

En la conversación, Tenoch revela que la premisa de la película fue tomada de hechos reales contados por lugareños de un pueblo rural en Estados Unidos, y aunque originalmente data de los años 40, aquí se adaptó para darle vida a finales de los 70.

“Ryan muestra un análisis de los recién llegados comparado con los que ya tienen tiempo, y se volvió muy interesante, como un tejido fino, de cómo se pueden entender unos con otros, cada uno con su experiencia”.

Beto cree que puede mejorar su porvenir con su trabajo de administrador en una granja, y aislado de la comunidad y sólo con su esposa, se espanta cuando descubre un espeluznante talismán que lo hará continuar investigando sobre su origen y su verdad.

Es un acierto, plantea Huerta, que la historia esté narrada por segunda y tercera generación de hispanos en la Unión Americana, y no por mexicanos que la exponen desde su escritorio sin experiencia en México.

“Si se ponen listas las plataformas van a empezar a darles las cámaras a la gente que tiene historias que contar, en lugar de dárselas a los bueyes de la Condesa que quiere contar esas historias”, espeta.

Y advierte el actor que no hay final satisfactorio porque Beto y Diana inician con la ilusión de su bebé en camino y todo se recrudece.

Te puede interesar: Abrazan ‘Los Locos Addams 2’ su universo