Desaira ‘Alito’ a exdirigentes

220
Desaira Alito a exdirigentes
  • El presidente del PRI descartó que cada uno de los militantes priistas piensen de la misma forma, y adelantó que al interior de éste no habrá imposiciones.
MARTHA MARTÍNEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La dirigencia nacional del PRI indicó ayer que aun cuando tomarán en cuenta la opinión de sus exlíderes que se pronunciaron en contra de la reforma eléctrica del Ejecutivo federal, su postura no será decisiva en la decisión que tomen sobre el tema.

Alejandro Moreno, presidente del tricolor, dio la bienvenida a todos los puntos de vista sobre la iniciativa de reforma constitucional, pero advirtió que la decisión será producto del consenso y la reflexión profunda.

En una tarjeta informativa, Moreno descartó que cada uno de los militantes priistas piensen de la misma forma, y adelantó que al interior de éste no habrá imposiciones.

“En esta etapa, el consenso interno provendrá del debate equilibrado, en el que las opiniones y criterios de algún notable se tomará en cuenta, pero no será decisiva. El consenso será producto del acuerdo interno, y este, a su vez, del examen minucioso de las propuestas, en donde todos podrán participar”, indicó.

En opinión de Dulce María Sauri, Manlio Fabio Beltrones, Pedro Joaquín Coldwell y Enrique Ochoa Reza, la reforma del presidente Andrés Manuel López Obrador es un regreso al pasado, por lo que votar a favor de ella podría implicar la extinción del tricolor.

Al respecto, Moreno dijo que considerarán los puntos de vista de los exdirigentes del partido, pero insistió en que el objetivo es contrastar ideas, argumentos y datos para tomar la decisión que más convenga a las familias y a los sectores productivos del país.

‘NADIE ES DUEÑO DE LA VERDAD’

La secretaria general del tricolor, Carolina Viggiano, indicó que a pesar de que desde el año 2000 se ha extendido el acta de defunción, su partido está lejos de extinguirse.

“Ahora mismo somos un partido que importa en la decisión que vamos a tomar”, sostuvo.

La diputada federal dijo que respeta la opinión de los cuatro expresidentes de su partido, pero advirtió que ellos no son dueños del debate ni de la verdad.

“Me parece sano que lo hagan, son personas a las que respetamos, y habrá otros que hagan lo propio en su momento. Ellos no son dueños del debate, nadie es dueño de la verdad, vamos a debatir”, reiteró.

La esposa del coordinador de la bancada priista, Rubén Moreira, reconoció que si bien la reforma energética aprobada en 2013 implicó costos políticos y electorales para su partido, hoy la decisión que tome el PRI será decisiva.

“No comparto que vayamos a extinguirnos, ellos han sido parte, pues en 2018 nos fue muy mal, y veníamos de las reformas que muchos defendimos entonces”.

La priista hidalguense destacó la importancia de debate sobre la iniciativa presidencial.

“Que este debate se dé pasando la discusión del paquete económico, para que no haya malos entendidos y ninguna cuestión que enrede las cosas. Estamos conscientes de nuestra responsabilidad y vamos a tomar la mejor decisión2, afirmó.

Te puede interesar: Acusan a AMLO de buscar ‘apoderarse’ de activos de EU