Domina en sureste ‘Sembrando Vida’

337
Domina en sureste Sembrando Vida
  • El programa Sembrando Vida tiene una fuerte presencia en la frontera sur que se compone de cinco estados: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.
RODOLFO MONTES

CIUDAD DE MÉXICO.- El programa Sembrando Vida “tiene una fuerte presencia en la frontera sur que se compone de cinco estados: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo”, manifestó el secretario del Bienestar, Javier May Rodríguez.

Así lo sostuvo en Palenque, Chiapas, ante la Delegación de Estados Unidos, encabezada por John Kerry, enviado especial de Joe Biden, así como ante el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En esta región el programa invierte este año 11 mil 199 millones de pesos y da empleo a 180 sembradoras y sembradores, de los cuales el 31 por ciento son mujeres y 69 por ciento son hombres.

En los cinco estados del sur el personal operativo de Sembrando Vida es de mil 978 trabajadores, además que 26 mil 600 becarias y becarios están integrados activamente en la tarea del campo. 

“Debo precisar que estos jóvenes provienen de sus propias comunidades y reciben un pago mensual de cuatro mil 300 pesos directamente del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

“En la frontera sur las sembradoras y sembradores trabajan organizados en siete mil 259 comunidades de aprendizaje campesino y tienen cuatro mil 844 viveros comunitarios y cuatro mil 750 biofábricas.

“La meta del programa en la frontera sur es sembrar 533 millones de plantas en 454 mil hectáreas de las cuales este año se completará un avance de 395 millones de plantas, así como 446 mil hectáreas ya en reforestación”, abundó.

De modo que, dijo, en el sur sureste mexicano “se están sembrando árboles como cedro, caoba, macuilis, especies tropicales y también especies como cacao, pimienta, achiote, canela y desde luego granos básicos, maíz y frijol.

“Con este sistema productivo se pretende incrementar de manera significativa el ingreso neto familiar, aumentar el contenido de la materia orgánica, controlar la erosión del suelo y lograr un uso más eficiente del agua”, abundó.

Sembrando Vida, señaló, tiene presencia en 20 de las 32 entidades de México y para todo este año 2021 dispone de un presupuesto de 28 mil 900 millones de pesos, y actualmente da empleo a 451 mil sembradoras y sembradores, quienes de manera directa perciben un jornal de cinco mil pesos al mes por el trabajo que realiza en su propia parcela.

Del total de integrantes del programa, 69 por ciento son hombres y 31 por ciento son mujeres, cada vez toman un papel protagónico en el campo las compañeras, además de que da empleo a cuatro mil 911 coordinadores, facilitadores y técnicos que integran el personal operativo del programa e integra a 38 mil 514 becarios y becarias del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Como parte de la organización para el trabajo y la producción de plantas, a la fecha existen 18 mil 101 comunidades de aprendizaje campesino, 14 mil 610 viveros comunitarios y 18 mil 101 biofábricas en las que se generan fertilizantes orgánicos con los que se va sustituyendo los fertilizantes químicos.

Destacó que la Secretaría de la Defensa Nacional ha producido 215 millones de plantas forestales. La meta del total de Sembrando Vida es sembrar mil 100 millones de plantas en un millón 127 mil hectáreas, el avance al finalizar de este año será de 817 millones de plantas y un millón 111 mil hectáreas en reforestación. 

Señor presidente.

Señor Kerry:

La frontera sur tiene especial relevancia para el gobierno de México no sólo por su riqueza natural, su riqueza cultural y su vocación productiva, sino porque históricamente esta región fue olvidada del desarrollo social. Por ello, 39 por ciento del presupuesto anual de Sembrando Vida se aplica en la frontera sur y 40 por ciento del total de sembradoras y sembradores pertenecen a los cinco estados de esta región.

En la frontera sur también se ubica el 40 por ciento de todas las hectáreas que se reforestarán con Sembrando Vida en el país, así como el 48 por ciento del total de plantas que serán sembradas; además, 69 por ciento del total de jóvenes becarias y becarios que participan en el programa también pertenecen a la frontera sur.

En suma, con presupuesto garantizado, con vocación productiva y ambiental, pero sobre todo con un fuerte espíritu humano y solidario, con las campesinas y campesinos, Sembrando Vida está rescatando el campo del olvido y ofreciendo alternativas de desarrollo para contener con ello la degradación ambiental y la migración.

Te puede interesar: Ya generó Tren Maya cerca de 90 mil empleos