Alza la mano Cora para gobernadora

473
Alza la mano Cora para gobernadora
  • La política chetumaleña Cora Amalia Castilla Madrid alzó la mano para competir por la candidatura del Partido Revolucionario Institucional.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Frente a la sucesión por la gubernatura de Quintana Roo en 2022, la política chetumaleña Cora Amalia Castilla Madrid alzó la mano para competir por la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“Quiero ser gobernadora porque tengo experiencia, conocimiento y una formación sólida. Tengo vocación de servicio y hay que dar respuestas para resolver problemas. Conozco el estado, sé que le duele y que quiere”.

Se reconoce como una líder natural, desde que cursó la secundaria, sin miedo a la competencia, con visión de futuro y convencida que una mujer gobernará el estado, porque tienen más sensibilidad y hasta sentido común, pero se requiere planeación exhaustiva, visión de futuro, comprometida, que ame a su entidad y resuelva con prioridad lo que más se necesita.

“Si no hay planeación no hay dirección. Se requiere planeación en el estado con visión de al menos 25 años, y también en los municipios en el corto, mediano y largo plazo”.

Comenta que su paso como funcionaria gubernamental le permitió ser parte de la historia viva del estado, desde que se instituyó como libre y soberano hace 47 años.

Con un par de carreras universitarias en Contaduría y Finanzas y Administración de Empresas que cursó al mismo tiempo en la Universidad de las Américas, su desempeño se reflejó en que a los 27 años de edad llegó a ocupar el cargo de Contralora del Gobierno del Estado, durante la gestión del entonces mandatario Miguel Borge Martín.

Igualmente fue secretaria de Gobierno con Félix González Canto, y de Educación con Roberto Borge Angulo, pero también fungió como directora de Egresos del estado, presidenta municipal de Othón P. Blanco, diputada local en la XIV Legislatura del Estado, representante de Diconsa y subdelegada administrativa del ISSSTE.

Pero resalta su paso por la educación, el deporte y la cultura, porque todas esas juntas hacen a un ser humano integral.

Cora Amalia Castilla resalta la importancia del respeto a la palabra empeñada y que los políticos deben ser directos, dar la cara y dar explicaciones cuando sean necesarias.

Practicó también la docencia en la Universidad de Quintana Roo y la actividad partidista como dirigente de su partido y del Congreso de las Mujeres por el Cambio, que llegó a alternar con el servicio público durante los últimos seis gobiernos estatales emanados del partido tricolor en Quintana Roo.

Castilla Madrid asegura que en todas esas responsabilidades acumuló experiencia además de “la satisfacción de dar resultados” a favor de un natal estado, al que la une un profundo arraigo y cariño.

De otros políticos que igual pretenden gobernar el territorio estatal, pero sin conocer las condiciones sociales y económicas, advierte que trabajar a favor de los demás debe tomarse con seriedad ya que los servidores públicos “no se hacen al vapor”, porque también se daña a la actividad política. “¿Cómo gobernar un estado que no se conoce?”

En entrevista con Norma Madero en el programa Pide la Palabra, refiere que el aprendizaje de un político se da “paso a paso” y que cuesta mucho trabajo y tiempo en lograrlo. El que aspire a gobernar la entidad debe conocerla y amarla.

En su caso, conoce todos los rincones de la geografía del estado, a su gente y sus necesidades históricas, aunque igualmente reconoce que con el paso de los años el desarrollo se orientó hacia Cancún y que ahora es tiempo de que se equilibre la economía de la Zona Sur. “Se requiere crecimiento económico con calidad de vida”.

Cora Amalia Castilla recuerda que cuando participó en administraciones estatales había una clase política solidaria y que se actuaba con un compañerismo para que todos tuvieran buenos resultados, había jornadas laborales de hasta 20 horas al día, y los fines de semana acudía personalmente a dar el toque final a las obras públicas. En una retrospectiva a su paso por la actividad pública, reconoce también que “me hubiera gustado ser diputada o senadora, pero no me tocó”.

Te puede interesar: PRI busca construir alianza para impulsar sus cuadros a la gubernatura